Ir al contenido principal

¿CÓMO DETECTAR LA PRESENCIA DE UN TRASTORNO DEPRESIVO INFANTIL O ADOLESCENTE?



1)    Síntomas claves:

·         Tristeza

·         Pérdida de interés en cosas que antes eran placenteras

2)    La tristeza puede no ser evidente apareciendo en su lugar, irritabilidad o enfado en forma de explotaciones de genio ante sucesos triviales, insultos, peleas y el derrumbarse por nimiedades.

3)    Los síntomas y expresión varían con la edad. Así, p. ej., en los niños más pequeños son más frecuentes los síntomas psicofisiológicos y motores, mientras que en los niños más mayores y en la adolescencia son más frecuentes los síntomas cognitivos.

Es casi seguro que todos los niños y adolescentes han estado alguna vez tristes en su vida y, es posible, que muchos de ellos hayan experimentado alguna vez un síntoma depresivo, pero es mucho más improbable que hayan sufrido un síndrome depresivo o un trastorno depresivo tal y como se definen clínicamente.

Estudios recientes sugieren que la prevalencia del trastorno depresivo es aproximadamente del 3%, y estas cifras ascienden paulatinamente con la edad hasta alcanzar los porcentajes más altos en la adolescencia. Además, a medida que se alcanza la adolescencia, la prevalencia de los trastornos depresivos empieza a ser más alta en las chicas que entre los chicos, mientras que por debajo de los 12 años no existen prácticamente diferencias entre sexos.

Por otro lado, los trastornos depresivos infantiles no son problemas pasajeros que desaparecen con el tiempo. En la edad infantil, si no hay un tratamiento adecuado, la duración media de un trastorno distímico es de cuatro años, mientras que la de un episodio de depresión mayor es de siete a nueve meses. Es más, aunque aproximadamente el 90% de los episodios de depresión mayor remiten antes de que transcurran dos años desde el inicio, éstos tienden a recurrir. Así, p.ej., el 69% de los niños con trastorno depresivo mayor desarrollan antes de los cinco años otro episodio depresivo mayor, siendo este porcentaje de 76% entre los niños que padecen un trastorno distímico, entre los cuales, además, el 69% experimentan posteriormente una doble depresión, es decir, la presencia simultánea de trastorno distímico y trastorno depresivo mayor. De hecho, entre el 40 y 70% de los niños deprimidos presentan otro trastorno simultáneo, estimándose que el 20-50% tienen dos o más trastornos adicionales.

Los trastornos adicionales más frecuentes que acompañan el trastorno depresivo mayor, amén del trastorno distímico, son:

·         Los trastornos de ansiedad

·         El TDAH

·         Los trastornos de comportamiento perturbador (trastorno negativista desafiante y trastorno disocial)

·         Trastorno de consumo de sustancias

En los niños, al contrario que en los adultos, la mayoría de los trastornos de ansiedad (normalmente TAG, fobias y trastorno de ansiedad por separación) preceden al episodio depresivo.

Referencia bibliográfica

Comeche, M. I., & Vallejo, M. (2012). Manual de Terapia de conducta en la infancia. Madrid: Dykinson-Psicología.






Comentarios

Entradas populares

psicologa vecindario FACTORES QUE AFECTAN AL BIENESTAR

Psicóloga Vecindario TRASTORNO BIPOLAR