Ir al contenido principal

¿CUÁLES SON LOS FACTORES MODULADORES DE LA FELICIDAD?




Los factores que condicionan la felicidad personal son múltiples.

Aún disponiendo de condiciones de vida objetivamente similares, diferentes personas presentarán una gran variación en lo que respecta a su nivel de felicidad y bienestar subjetivo. Unos vivirán en un estado envidiable de gozo continuado, otros se sentirán simplemente satisfechos, y aún otros se hallarán en la más deplorable de las desdichas.

Aunque muchos de los factores implicados en la felicidad son aún desconocidos, los trabajos de investigación realizados hasta el momento, han permitido identificar algunos de ellos:

1.    El patrón de personalidad

2.    Las relaciones interpersonales

3.    La elección y logro de metas personales

4.    La disponibilidad de bienes y recursos

5.    Las variables demográficas

6.    Los factores genéticos

El patrón de personalidad

Las líneas de investigación actuales sugieren que el perfil de personalidad de cualquier persona queda definido, en su mayor parte, por un conjunto limitado de rasgos, identificados bajo la denominación de los Cinco Grandes: extraversión, estabilidad emocional, apertura a la experiencia, amabilidad y responsabilidad (Digman, 1990; McCrae, 1992). A lo largo de los estudios realizado, al menos dos de ellos aparecen consistentemente vinculados a la felicidad y al bienestar subjetivo:

·         La estabilidad emocional (como rasgo opuesto al neuroticismo)

·         La extraversión (como contrapunto de la introversión)

a)    El neuroticismo-estabilidad emocional

El neuroticismo es un rasgo de personalidad frecuentemente utilizado como media clínica de inestabilidad mental. Se asocia con angustia, depresión y desesperanza. Se relaciona, por tanto, de forma negativa con el nivel de felicidad. En cambio, la estabilidad emocional se muestra un predictor del nivel de felicidad y bienestar, llegando a explicar el 38% de la varianza observada en algunos trabajos (Hills y Argyle, 2001a).

En este sentido, las personas que puntúan bajo en neuroticismo (poseen, por tanto, una alta estabilidad emocional) tienden a informar de cotas más altas de felicidad. En cambio, aquellas que alcanzan valores altos en este rasgo (es decir, con una estabilidad emocional baja), se muestran más desdichadas y se sienten menos satisfechas en sus vidas.

b)   Extroversión-introversión

La personalidad extravertida es sociable, de carácter gregario y tendencias afiliativas; mientras que la introvertida, por lo contrario, trata de mantener su autonomía e independencia en relación a los otros (Jung, 1928).

Los resultados obtenidos tanto de estudios correlacionales como experimentales revelan una marcada asociación entre extraversión y felicidad. En conjunto estos trabajos llegan a concluir que la extraversión es el rasgo de personalidad que de manera más fuerte y positiva se vincula a la felicidad. Es más, este resultado se mantiene independientemente de la raza, el género y la edad de las personas estudiadas, y muestra una sorprendente estabilidad transcultural. Incluso un estudio longitudinal realizado por Costa, MacCrae y Norris (1981) muestra que la extraversión es un buen predictor a largo plazo (17 años) del nivel de felicidad de las personas.

La característica principal del extravertido es su alta disposición a la interacción social. Precisamente, tal inclinación social es lo que parece determinar la asociación de este rasgo con la felicidad. Hills, Argyle y Reeves (2000) analizaron algunos factores motivacionales que podrían llevar a los jóvenes a implicarse en actividades de ocio y tiempo libre encontrando que la motivación más extendida fue la oportunidad de interacción social implícita en ellas.

No obstante, en principio esta idea de una relación unívoca y exclusiva entre felicidad y extraversión choca ampliamente con diferentes fuentes de evidencia y con la mía propia. Muchas personas entre las que me incluyo yo misma somos felices, aunque no seamos especialmente gregarios y desarrollemos estilos de vida que comportan una actividad social limitada; por el contrario, manifestamos niveles de felicidad cuanto menos similares a los de aquellas personas de vida social más activa. Asimismo, estos resultados discrepan de las ideas de los filósofos clásicos (Aristóteles, Epicuro) y de reconocidos hombres de ciencia (Ramón y Cajal), que hacen hincapié en la necesidad de una vida sosegada y en relativa soledad como requisito necesario para lograr felicidad y satisfacción con la propia vida.

Estudios recientes (Hills y Argyle, 2001) muestran una correlación significativa entre introversión y felicidad; asimismo, no apreciaron diferencias notorias entre introvertidos y extrovertidos felices en cuanto a aspectos tales como la preferencia por la soledad, las relaciones con los amigos o la implicación en actividades “potencialmente introspectivas” (lectura, escuchar música, ver TV)

En conclusión, es evidente que tanto introvertidos como extrovertidos pueden alcanzar niveles altos de felicidad. El rasgo extraversión-introversión actuaría como una variable instrumental que refleja, más que determina, las diferentes vías o modos elegidos por las personas para obtener gozo y satisfacción con sus vidas. Desde mi opinión personal, estaría mediado por los motivos secundarios de logro, poder o afiliación que son aprendidos. Los motivos secundarios son desarrollados y configurados mediante la interacción social entre individuos y actúan dirigiendo nuestra conducta jugando un importante papel en el desarrollo emocional de las personas. Una vez adquiridos forman parte de nuestra personalidad, configurándola de forma diferencial.



Las relaciones interpersonales

En los últimos años el área de las relaciones interpersonales de índole amistosa o vinculativa, ha adquirido importancia como uno de los factores que inciden en el proceso emocional de la felicidad. Tanto es así, que algunos autores han conceptuado esta interacción social, basada en la confianza, la afectividad y el apoyo, como una necesidad humana básica imprescindible para alcanzar el bienestar subjetivo (Baumeister y Leary, 1995). Dos aspectos de interacción resultan especialmente relevantes:

·         El estilo de apego

·         El grado de familiaridad o intimidad en la relación

Diversos trabajos han confirmado la relación entre el estilo de apego seguro y un alto nivel de bienestar subjetivo. Al parecer este estilo de apego fomenta la felicidad debido, en gran parte, a que facilita las relaciones en las que la persona puede satisfacer necesidades de autonomía, competencia y afiliación (LaGuardia, Ryan, Couchman y Deci, 2000).

Por otra parte, estudios evidencian que lo determinante para la felicidad no es tanto la cantidad de relaciones sociales que mantiene la persona como el grado de confianza o intimidad que se alcanza con ellas (Nezlek, 2000). Es decir, el bienestar subjetivo no está determinado por el número de relaciones sociales que mantenemos sino por la calidad de los lazos íntimos que establecemos en ellas.

Elección y logro de metas personales

Frecuentemente, la felicidad no se halla tanto en la meta u objeto anhelado como en el proceso que nos conduce a él o ella. Es más, no menos habitualmente suele ocurrir que la consecución de lo deseado haga que nuestro interés por ello decaiga e, incluso, que sintamos cierta desolación (p.ej., una conquista amorosa, un grado académico, una oposición...).

Diferentes formulaciones teóricas (denominadas “teorías télicas” o de realización) comparten la idea de que el sentimiento de felicidad se desencadena cuando la persona alcanza una meta o estado final.

Aspectos claves relacionados al gozo asociado a la consecución de metas:

a)    Competencia y autoeficacia percibida.

Cuanto más eficaces y competentes nos percibimos durante el desarrollo del proceso que nos lleva a alcanzar un objetivo relevante, mayor es el nivel de satisfacción y de bienestar subjetivo que sentimos (Carver y Scheier, 1999; McGregor y Little, 1998). No obstante, este efecto general está, a su vez, modulado por otros factores. En este sentido, resulta determinante el nivel de reto o desafío; de modo que, cuando éste es demasiado asequible o, por el contrario, demasiado difícil, el nivel de afecto positivo asociado es menor.

Otro factor relevante es el hecho de que nuestras actividades estén motivadas por el logro de una recompensa (aproximación) o por la evitación de un castigo (evitación).

El seguimiento de metas de evitación conlleva un progreso más lento y pobre hacia el objetivo final, así como un menor sentimiento de satisfacción. En contraposición, la consecución de metas de aproximación implica un curso comparativamente más rápido, y de mayor complacencia, hacia el objetivo fijado. Es decir, la búsqueda de metas de aproximación influye positivamente sobre el bienestar subjetivo de la persona, en tanto que el empeño en metas de evitación lo hace negativamente.

b)   Grado de convergencia de la meta

En general, obtenemos mayor satisfacción y gratificación en el desarrollo de actividades coherentes con nuestro sistema de valores y creencias, que en aquéllas que divergen de ellos.

Muchas de las metas que nos fijamos a lo largo de la vida tienen poco o nada que ver con nuestros valores e intereses. En estos casos, la selección de objetivos suele estar guiada por la ansiedad, la angustia, la culpa..., o responder a los requerimientos o imposición de otros. Aunque el desempeño en el logro de esta clase de metas sea altamente eficaz, el nivel de bienestar subjetivo que reporta a la persona es muy escaso, cuando no nulo. Además, estas metas forzadas o discordantes, dado su bajo respaldo motivacional, so especialmente sensibles a cualquier contratiempo. Así, el interés por ellas es probable que se desvanezca cuando se presenta algún impedimento en el camino a su consecución (Sheldon y Elliot, 1999).

La integración de las metas con los intereses y valores personales nos dota de una sensación de dominio y control que incrementa el bienestar subjetivo que experimentamos en las actividades dirigidas a alcanzar tales metas. El fracaso en su obtención resulta frustrante y acarrea diversos grados de infelicidad.

Disponibilidad de bienes y recursos

¿Más dinero supone mayor felicidad?

Aunque pequeña, existe cierta asociación entre el nivel de ingresos económicos y el grado de bienestar personal. No obstante, no parece que la riqueza sea un buen predictor del nivel de bienestar subjetivo. Según un estudio reciente (Sheldon, Elliot, Kim y Kasser, 2001), el dinero solamente es relevante cuando las necesidades básicas no están siendo cubiertas. Una vez que éstas lo están, más dinero no nos hace más dichosos.

En los países desarrollados, tampoco más dinero significa necesariamente mayor satisfacción (Diener, Sandivick, Seidlitz y Diener, 1992; Veenhoven, 1991); en ellos, si bien los desfavorecidos son en término medio menos felices, una vez atendidas las necesidades básicas, el hecho de aumesusntar sus ingresos añade escasa o ninguna felicidad a sus vidas. En cambio, en los países más pobres, el bienestar económico sí parece relacionarse con mayor satisfacción con la vida (Diener y Diener, 1995). Sin embargo, es estos países, incluso personas en situación de pobreza extrema consideran que gran parte de su vida resulta satisfactoria (Biswan-Diener  y Diener, 2001). De este modo, es muy probable que cualquier persona del desierto de Kalahari, que apenas conoce el concepto de dinero y cuyos recursos materiales resultan bastante limitados, sea más dichoso que muchas de las personas que gozan de “alto nivel de vida”.

En cuanto a la felicidad se refiere, lo relevante es la importancia que la persona confiere al dinero, y no éste en sí mismo. Es más, una actitud materialista no favorece, más bien mina, la sensación de bienestar personal, y ello con independencia de cual sea el nivel de ingresos (Sirgy, 1998).

Por tanto, se podría afirmar que, ciertamente, el dinero no da la felicidad, pero tampoco la pobreza la favorece.

La Psicología de la Emoción contemporánea ha retomado el planteamiento de Williams James (1890/1952) acerca de que la felicidad vendría a ser el resultado de un compromiso o razón entre los logros alcanzados por la persona y las aspiraciones o metas que ésta plantea. De acuerdo con ello, el nivel de dicha que experimenta un individuo podría incrementarse bien aumentando los logros, bien limitando las pretensiones de meta o bien utilizando una combinación de ambas estrategias.

El modelo del que parte la Psicología de la Emoción plantea la hipótesis de que cada uno determina su nivel de bienestar subjetivo efectuando sucesivas comparaciones con patrones normativos. Estos pueden ser de:

·         carácter social (comparación social)

·         índole personal (comparación con el nivel de aspiración, con ideales, con experiencias pretéritas...)

 Cuando el resultado de la comparación supera el criterio correspondiente, surgen sentimientos de felicidad y satisfacción. Por el contrario, cuando aquel no se alcanza, el nivel de gozo tiende a reducirse. Así pues, desde este modelo la felicidad no dependería tanto de las condiciones objetivas (p.ej., ingresos, nota en un examen, atractivo personal, reconocimiento profesional...) como de la relación entre éstas y los criterios normativos relevantes. Por ejemplo, un estudiante de 3º de ESO dotado de mediocre aptitud para las matemáticas, ha obtenido un aprobado en esta asignatura. Si el criterio de comparación se personaliza, la historia pasada de suspensos y las bajas expectativas de aprobar el examen, probablemente le harán sentirse satisfecho con el resultado. Ahora bien, si el criterio de comparación es social, el hecho de que su nota sea la más baja de su clase, puede no sólo reducir su nivel de satisfacción sino, además, hacerle sentir desdichado.

Los resultados hallados en diversos estudios discrepan en cuanto a los patrones normativos de carácter social. Hay estudios que demuestran que las comparaciones con el entorno social pueden influir en el gozo que experimenta la persona, los cuales constituyen estimadores válidos del nivel de satisfacción que aquélla alcanzará en determinadas circunstancias. Por otro lado, otros estudios no hallan evidencia empírica que apoye tal tipo de relación. Ante este debate, la solución podría pasar por concretar qué criterios sociales son los más relevantes, y bajo qué circunstancias actúan condicionando la valoración del nivel subjetivo de bienestar y satisfacción.

Variables demográficas

a)    Género

Aunque los estudios no han encontrado diferencias significativas entre hombres y mujeres en lo que concierne al grado de satisfacción con sus vidas, ambos se diferencian en cuanto al rango en el que varían sus estados emocionales. En general, las mujeres experimentan niveles más altos de afecto negativo que los hombres, siendo la prevalencia de trastornos depresivos doble en ellas que en los varones (Diener y Diener, 1995). Cómo contrapartida, aquellas también experimentan mucha mayor emotividad y lo hacen con mayor frecuencia e intensidad que éstos (Fujita, Diener y Sandvick, 1991). Es decir, el tono emocional general es igual en ambos sexos, pero la variabilidad emocional es mayor entre las mujeres, que son, a un tiempo, más felices y más infelices que los hombres.

b)   Edad

Nos mostramos más satisfechos con nuestras vidas conforme envejecemos, al tiempo que nuestra afectividad positiva tiende a reducirse levemente y la afectividad negativa permanece invariable (Diener y Lucas, 2000; Mroczek y Kolarz, 1998). Incluso se cuestiona esta disminución de la afectividad positiva.

c)    Raza

Estudios pioneros realizados en EEUU., Sudáfrica y Holanda, indican que el hecho de ser de color correlaciona notoriamente con un sentimiento más bajo de bienestar subjetivo. No obstante, estos datos han de ser matizados; así, tal asociación se reduce hasta valores próximos a cero cuando se controlan además otro tipo de variables (ingresos, educación, situación laboral...) (Argyle, 1999).

La edad y el género también interactúan significativamente con la raza. De este modo, los ancianos de color se muestran ligeramente más satisfechos con sus vidas que los blancos de su misma edad. En cambio, las mujeres negras alcanzan niveles de satisfacción similares a los de los hombres de una y otra raza (Campbelll, Converse y Rodgers, 1976).

d)   Estado civil

Los estudios muestran que las personas casadas refieren niveles de bienestar subjetivo mayores que los solteros, divorciados, separados o viudos. Además, este efecto positivo alcanza por igual a ambos miembros de la pareja, las dos manifiestan niveles de felicidad similares. Es más, la ventaja de los casados se mantiene independientemente de la edad y del nivel de ingresos.

Motivos que pueden justificar esta asociación:

1.    El matrimonio proporciona una fuente adicional de autoestima (p.ej., permite escapar del estrés generado en otras áreas de nuestra vida, como el trabajo).

2.    La gente casada tiene más posibilidades de disponer de una relación íntima y de apoyo, que hace menos probable los sentimientos de soledad.

Entre los no casados, las personas que viven en pareja son también significativamente más felices que aquéllas que viven solas. No obstante, este efecto está condicionado por el tipo de cultura en el que se vive. Así, vivir con la persona amada en una cultura individualista como la occidental, se asocia con una mayor felicidad. En cambio, cuando este tipo de convivencia tiene lugar en el seno de una cultura colectivista como las orientales, el nivel de felicidad asociado es menor.

Factores genéticos

¿heredamos de nuestros progenitores una predisposición especial para ser felices?

Algunos estudios sugieren que sí.

Lykken y Tellegen (1996) en una muestra integrada por 2310 gemelos monocigóticos y dicigóticos, criados en idénticos o diferentes entornos familiares hallaron una heredabilidad del 80%. Estos autores sugieren el sentimiento de felicidad varía alrededor de un valor promedio peculiar para cada persona. La amplitud de estas variaciones también estaría determinada por los genes (si bien queda aún por concretar su cociente de heredabilidad); de modo que mientras algunas personas son por naturaleza flemáticas, otras, en cambio, muestran un carácter más lábil y fácilmente activable. Así, por ejemplo, hechos como aprobar una asignatura dura o conseguir una promoción laboral incrementarán nuestro estado basal de felicidad, del mismo modo que contingencias del tipo de una pérdida económica en la bolsa o un suspenso lo harán descender. En cualquier caso, estas fluctuaciones afectivas, cuya amplitud variará en cada caso, tendrán un carácter transitorio, tendiendo eventualmente a estabilizarse en un punto o valor temperamental idiosincrático. Estos autores hallaron que en el 87% de la muestra ese valor central de ajuste se situaba en cotas de felicidad. Es decir, entre los humanos, la selección natural ha introducido una clara predisposición a la dicha y al bienestar subjetivo (Lykken, 2001).

Bibliografía

Fernández, E., García, B., Jiménez, M. P., Martín, M. D., & Domínguez, F. J. (2011). Psicología de la Emoción. Madrid: Universitaria Ramón Areces.












Comentarios

Entradas populares

Psicóloga Vecindario MALTRATO ADULTO Centros de atención a mujeres víctimas de violencia de género en Canarias

Psicóloga Vecindario MIEDO AL RECHAZO Aspectos básicos que permiten comprender la vulnerabilidad al rechazo como un mecanismos postraumático

Psicóloga Vecindario TRASTORNOS ALIMENTARIOS Y DE LA ALIMENTACIÓN Sugerencias en relación con la alimentación