Ir al contenido principal

ENTRENAMIENTO MEDIACIONAL COGNITIVO O AUTOINSTRUCCIONAL DE MEICHENBAUM PARA NIÑOS CON TDAH




El programa se compone de la combinación de dos tipos de modelamiento, abierto y encubierto.
Incluye la utilización de autoinstrucciones mediante la cual se pretende interrumpir la cadena de pensamientos incorrectos que el niño impulsivo elabora momentos antes de la solución del problema para, mediante la enseñanza de estas autoinstrucciones, sustituirlos por una secuencia de pensamientos útil para la solución de problemas.

El Entrenamiento Autoinstruccional fue diseñado para realizarse en cinco fases que reflejan el intento de pasar de mecanismos de control externo de la conducta al desarrollo de mecanismos de control interno o autocontrol:

1)    Modelado cognitivo

El terapeuta modela las instrucciones en voz alta, el niño escucha y observa

2)    Guía externa

El niño realiza la misma tarea siguiendo las instrucciones del terapeuta. Éste verbaliza las instrucciones.

3)    Autoguía manifiesta

El niño ejecuta la tarea verbalizando en alto y para sí mismo las autoinstrucciones

4)    Autoguía manifiesta atenuada

El niño trabaja susurrando para sí mismo las autoinstrucciones

5)    Autoinstrucciones encubiertas

El niño utiliza su lenguaje interno para guiar en silencio su proceder

     Meinchenbaum encuentra un denominador común en las investigaciones que incluyen el entrenamiento con verbalizaciones en voz alta, todas ellas centran su objetivo en enseñar una serie de habilidades para una realización más eficaz e incluyen (Meichenbaum y Asarnow, 1979, Meichenbaum, 1985):

a)    La identificación del problema, definición del problema y autointerrogación (P. ej., ¿qué es lo que tengo que hacer?

b)    Un intento de focalizar la atención en el problema

c)    Estrategias específicas para la realización de la prueba y guía de la respuesta (P. ej., “ahora con cuidado, me pararé y repetiré las instrucciones”)

d)    El autorrefuerzo por haberlo intentado, incluyendo evaluación y autoevaluación (“Bien lo estoy haciendo bien”)

e)    Habilidades de coping y propuesta de corrección de los errores (“Esto está bien... Incluso si cometo un error, siempre puedo ir más despacio”)


    Además, el entrenamiento cognitivo debe darse a través de una amplia gama de pruebas, tareas y personas (entrenadores, profesores y padres)

Referencia bibliográfica

Orjales, I. (2007). El tratamiento cognitivo en niños con trastrono por déficit de atención con hiperactividad (TDAH): revisión y nuevas aportaciones. Madrid: Departamento de Psicología Evolutiva y de la Edcuación. Facultad de Psicología (UNED).

Comentarios

Entradas populares

Psicóloga Vecindario MALTRATO ADULTO Centros de atención a mujeres víctimas de violencia de género en Canarias

Psicóloga Vecindario MIEDO AL RECHAZO Aspectos básicos que permiten comprender la vulnerabilidad al rechazo como un mecanismos postraumático

Psicóloga Vecindario TRASTORNOS ALIMENTARIOS Y DE LA ALIMENTACIÓN Sugerencias en relación con la alimentación