Ir al contenido principal

¿QUÉ SE ENTIENDE POR DISACAPACIDAD INTELECTUAL?





El campo de la Discapacidad Intelectual (D.I.) está actualmente en un estado cambiante no sólo respecto a una comprensión más plena de la condición de Discapacidad Intelectual,

sino también sobre el lenguaje y proceso empleado en su denominación, definición y clasificación.

En el Centro Beatriz utilizamos la denominación de DI, ya que la consideramos más adecuada y menos estigmatizante que retraso mental.

Según la Asociación Americana sobre Retraso Mental (AAMR): Retraso mental es una discapacidad caracterizada por limitaciones significativas en el funcionamiento intelectual y en la conducta adaptativa que se manifiesta en habilidades adaptativas conceptuales, sociales y prácticas. Esta discapacidad comienza antes de los 18 años (Luckasson y cols., 2002).

La discapacidad no debe entenderse como un elemento propio únicamente de la persona, debemos considerar la discapacidad como una expresión de la interacción entre la persona y el entorno. Se comienza a entender la discapacidad como un estado de funcionamiento de la persona, dejando por tanto de identificarla como una característica de la misma (ya no se entiende como tener un color u otro de ojos, sino como estar o no delgado), ya que esta característica no es permanente o inamovible y puede variar significativamente en función de los apoyos que reciba la persona.

Desde esta perspectiva interaccionista se plantean tres elementos que se encuentran en estrecha relación:

1.    Las posibilidades o habilidades del niño o niña, en relación a los distintos entornos en los que participa habitualmente,

2.    Las posibilidades de participación funcional en estos entornos

3.    La adecuación del conjunto de apoyos y respuestas que las personas con las que interaccionan (familiares, profesionales) les puedan proporcionar. Se trata de plantear la extrema importancia de los apoyos que podemos facilitarles a estas personas para poder contribuir a un nivel de optimización de su participación funcional encada uno de los entornos en los que se desenvuelve.


Esto hace que sea fundamental la evaluación multidimensional del alumnado dentro de los contextos en los que se desenvuelve y a partir de ahí se determinarán los sistemas

de apoyo necesarios, así como su intensidad y duración.


Estos tres componentes se organizan en un enfoque multidimensional proponiendo para ello un modelo que comprende cinco dimensiones, sobre las cuales se describirán las capacidades y limitaciones del alumno o alumna para poder planificar los apoyos necesarios que mejorarán su funcionamiento diario.

Dimensiones sobre las cuales se describirán las capacidades y limitaciones

1.   Capacidades intelectuales:

La inteligencia se considera una capacidad mental general que incluye:

·         razonamiento,

·         planificación,

·         solución de problemas,

·         pensamiento abstracto,

·         comprensión de ideas complejas,

·         rapidez en el aprendizaje

·         aprender de la experiencia

2.  Conducta adaptativa

Es el “conjunto de habilidades conceptuales, sociales y prácticas aprendidas para funcionar en su vida diaria”.

    Las limitaciones en la conducta adaptativa afectan tanto a la vida diaria como a la habilidad de responder a cambios vitales y a demandas ambientales.

3.  Participación, interacciones y roles sociales

Los ambientes se conceptualizan como los lugares específicos en los cuales un alumno o alumna vive, juega, trabaja, se socializa e interactúa.

Los ambientes positivos fomentan el crecimiento, desarrollo y bienestar del individuo. Es dentro de tales lugares en los que el alumnado con D.I., con mayor

probabilidad, experimenta participación e interacciones y asume uno o más roles sociales valorados.

4.  Salud

Factores etiológicos. Entendemos la salud referida al bienestar físico, psíquico y social. Las condiciones de salud pueden tener un efecto facilitador o inhibidor

en el funcionamiento humano afectando a las otras cuatro dimensiones.

En el manual de la AAMR de 2002, la etiología se considera multifactorial compuesta de cuatro categorías de factores de riesgo (biomédico, social, conductual y educativo) que interactúan a lo largo del tiempo, influyendo a lo largo de la vida de la persona y a través de generaciones.

5.  Contexto

Describe las condiciones interrelacionadas dentro de las cuales el alumnado vive su vida cotidiana. Desde una perspectiva ecológica (Bronfenbrenner, 1979), engloba tres niveles:

a)    Microsistema: Espacio social inmediato, individuo, familiares y otras personas próximas.

b)    Mesosistema: Vecindad, comunidad y organizaciones que proporcionan servicios educativos, de habilitación o apoyos.

c)    Macrosistema: Patrones generales de la cultura, sociedad, grandes grupos de población, países o influencias sociopolíticas.

La discapacidad es la expresión de limitaciones en el funcionamiento individual dentro de un contexto social y representa una sustancial desventaja para el alumnado.

El contexto debe ser predictible y promover la estabilidad, proporcionar oportunidades y potenciar el bienestar.

Proporciona oportunidades

Estas cinco dimensiones no deben contemplarse de forma aislada sino en estrecha relación entre ellas, favoreciendo o limitando unas el desarrollo de las otras.

Comentarios

Entradas populares

Psicóloga Vecindario MALTRATO ADULTO Centros de atención a mujeres víctimas de violencia de género en Canarias

Psicóloga Vecindario MIEDO AL RECHAZO Aspectos básicos que permiten comprender la vulnerabilidad al rechazo como un mecanismos postraumático

Psicóloga Vecindario TRASTORNOS ALIMENTARIOS Y DE LA ALIMENTACIÓN Sugerencias en relación con la alimentación