Ir al contenido principal

Psicóloga Vecindario INTERVENCIÓN PSICOLÓGICA EN AUTOCONTROL


¿Qué es el autocontrol?


Mongotmery (2008) en su estudio sobre el autocontrol enfatiza que los repertorios conductuales que reflejan el fenómeno de autocontrol en un individuo son aprendidos, lo que fortalece la necesidad de promover su aprendizaje en la situación psicoterapéutica mediante procedimientos estructurados. 
En el Centro de Psicología trabajamos los siguientes procedimientos estructurados:

·         Terapias de manejo de la ansiedad y la ira

·         Terapias de asertividad

·         Terapias de condicionamiento encubierto

·         Terapias de reestructuración racional

·         Terapias de solución de problemas

·         Terapias de entrenamiento autoinstruccional y de biorretroalimentación

·         A través de estos procedimientos propiciamos la auto-vigilancia y la relajación, las destrezas de afrontamiento, y cambios específicos en el estilo de vida.



Las connotaciones del control



A)   El control experimental



     Desde la orientación skinneriana el término control podría entenderse como una forma de incrementar la capacidad de predicción de un organismo (sobre su entorno) mediante su actividad (Peña, 2004).

     La tendencia general de respuesta es concordante en particular con la famosa investigación liderada por Walter Mischel en los años 60, en la cual propuso a un grupo de niños de cuatro años que podían tomar un malvavisco inmediatamente o esperar unos minutos y coger dos. Los más “impulsivos” cogían rápidamente el dulce ofrecido. Mischel y sus colegas siguieron observando durante catorce años la conducta de esos niños, hallando que los “impulsivos” tenían baja autoestima y poca tolerancia a la frustración,

mientras que los que habían esperado tendían a mostrar más competencia social y éxito académico, lo que denota la importancia clínica de este hallazgo.

Por otro lado, el aprendizaje social es particular a cada cultura y a cada etnia, por lo que es posible que durante el desarrollo las personas que crecen en los diferentes ambientes adquieran diferentes grados o tipos de autocontrol, como se infiere de la comparación gruesa entre los rasgos culturales de los hemisferios occidental y oriental del mundo, e incluso entre parcelas de una misma región. En las sociedades orientales se privilegia en general una forma de autocontrol colectivo muy distinto a lo predominante en los Estados americanos, que es el individualismo. La mayoría de los japoneses y chinos, por ejemplo, dejan de lado sus intereses personales a favor de objetivos sociales comunes, considerando que la gratificación individual sólo es aceptable si todos participan del progreso (Avia, 1995; Logue, 1995). Otra modalidad tradicional de autocontrol es, como en la India, identificada con la aceptación de las circunstancias que tocan vivir a cada cual, y el doblegamiento ante condiciones que no se pueden cambiar. Por cierto, que esto no constituye una modalidad de “indefensión aprendida”. Al contrario, permite a los individuos adaptarse mejor a situaciones difíciles, e incluso sacar buen partido de ellas (el bienestar emocional).



B)   El control social



     Hay casos en los que no se trata de controles planificados, sino que suceden con respecto a las contingencias naturales azarosas y al control social. En general, el control social se verifica a través de una relación en la cual una persona o grupo de personas modifica directa o indirectamente la conducta de otra, lo que puede suceder por medio del manejo estimular reforzante o aversivo, del uso del castigo, del señalamiento de contingencias, de la provocación de estados emocionales o estados de privación o de saciedad, y a través de la inoculación de sustancias químicas. Desde este punto de vista, es imposible no estar sujeto a algún tipo de control en la vida cotidiana (Skinner, 1953, 1971).

El control psicoterapéutico

La aplicación del control en la clínica por parte de la acción discriminativa, evocadora y reforzante del terapeuta se lleva a cabo mediante procedimientos tales como (Montgomery, 2002):

 a) la instigación oral o física, textual, gráfica o gestual,

 b) la retroalimentación de las ejecuciones deseables,

 c) el moldeamiento de conductas adecuadas, y

 d) la prescripción instruccional


A través de estos métodos, en el Centro de Psicología, procuramos perfeccionar los desempeños de la persona con respecto a los objetivos del tratamiento, y en especial la auto-observación y auto-medición de sus funciones fisiológicas y somáticas, la fuerza de sus repertorios, y por fin inducir el análisis funcional de su conducta en relación con su circunstancia problema. Se trata de que la persona logre en ausencia del terapeuta (Ferster,1965):

a)    alterar su propia relación inadecuada con el medio

b)    incrementar su efectividad de interacción productiva futura, y

c)    cambiar su entorno físico y social.

En otras palabras, el ejercicio del autocontrol y la consiguiente autodirección.


Centro de Psicología María Jesús Suárez Duque

C/ Tunte,6 Vecindario (Frente al Centro Comercial Atlántico, a la derecha de la oficina de correos)

Pedir cita: 630723090

https://www.psicologavecindariomariajesus.es/

Comentarios

Entradas populares

Psicóloga Vecindario ACT: Procesos esenciales

Psicóloga Vecindario DEPRESIÓN Prevención de la distimia