Ir al contenido principal

ETIOLOGÍA Y MANTENIMIENTO DE LA TRICOTILOMANÍA




Desde la etología se puede sostener que manipular el pelo se da también en los animales para acicalarse y es un signo de intimidad o de poder. En los humanos las raíces estarían también en el acicalamiento y se convertirían en problema cuando se hace automático y fuera de control.

Desde un punto de vista conductual Azrin y Nunn lo consideran un hábito que surge de la reducción de tensión que produce acicalarse y que se mantiene por la reducción de tensión que produce.

Los mecanismos conductuales serían que se da un condicionamiento clásico en el que determinados estímulos internos y externos que disparan la actividad de tirarse del pelo, como la posición del cuerpo o de la mano, o estar tumbado o arreglarse el pelo, mirarse al espejo, usar pinzas, estar solo, estar aburrido. Su efectividad puede ser mayor o menor dependiendo del nivel de estrés que se tenga. Finalmente, las consecuencias de tirarse el pelo, como la reducción de tensión o arreglarse y estar más presentable socialmente, produciría un condicionamiento operante.

Otro elemento operante en la aparición de la tricotilomanía lo proporciona el modelo de regulación, según el cual manipularse el pelo puede producir una activación cuando se está desactivado y una relajación cuando se está demasiado activado. La manipulación del pelo sería entonces un medio para regular los estados emocionales tanto positivos como negativos. En efecto, hay personas que se tiran del pelo como medio de control de emociones e impulsos (ansiedad, tensión, aburrimiento, otros impulsos, etc.) provocándose sensaciones conocidas incompatibles con ellos.

También se ha encontrado en algunos niños que la actividad está regida por condicionamiento operante, porque si inicialmente se asocia a malestar, finalmente se convierte en una actividad agradable.

Cerca del 40% se preocupan de tener el pelo simétricamente organizado.


Comentarios

Entradas populares

psicologa vecindario FACTORES QUE AFECTAN AL BIENESTAR

Psicóloga Vecindario TRASTORNO BIPOLAR