Ir al contenido principal

Psicologa Vecindario MANTENIMIENTO DE LAS FOBIAS



MANTENIMIENTO DE LAS FOBIAS



1)    La anticipación de las situaciones fóbicas da lugar a expectativas de miedo/pánico (y según los casos asco) y de peligro asociado a dichas emociones y/o con la situación fóbica.

El grado depende de variables como:

·         Características del estímulo fóbico

·         Grado de control percibido sobre la situación

·         La posibilidad percibida de escape

·         La presencia de señales de seguridad

·         El estado de ánimo

·         La existencia de circunstancias estresantes

2)    Las expectativas elevadas de miedo/pánico/asco/peligro junto con la percepción de carencia de recursos par afrontar la emoción y/o estímulo fóbico, facilitan la evitación de las situaciones temidas.

 La conducta de evitación es reforzada negativamente, ya que previene el aumento de ansiedad y según la percepción del sujeto, impide la ocurrencia de consecuencias aversivas. Sin embargo, la evitación contribuye a mantener las expectativas de peligro porque no permite comprobar hasta que punto las expectativas de amenaza son realistas o no e impide realizar determinadas actividades deseadas. Por otra parte, la fobia puede ser reforzada positivamente por parte de otras personas (ayuda para prevenir las situaciones temidas, atención, cuidados...) lo cual puede contribuir al mantenimiento de la misma.

El miedo y la evitación de situaciones temidas es mayor en mujeres lo que podría explicar, junto a factores biológicos (p.ej., hormonales), la mayor proporción de mujeres con fobia específica.

Si las situaciones temidas no se pueden evitar, puede aparecer un sesgo atencional o hipervigilancia hacia los estímulos temidos que puede facilitar el escape. Sin embargo, los datos apuntan que no se da el sesgo o hipervigilancia en ciertas fobias específicas como la fobia a la SID (sangre, inyecciones y daño corporal). Es posible que la atención inicial ante los estímulos amenazantes se vea contrarrestada en una segunda fase por un intento consciente de evitar cognitivamente dichos estímulos, especial cuando estos son físicamente inestables.

Por otra parte, el encuentro con la situación temida incrementa las expectativas de peligro/miedo/asco/activación autónoma (simpática en el miedo/parasimpática en el asco) y las interpretaciones de peligro con lo que se produce un aumento del miedo (puede llegar a Ataque de pánico o inmovilidad tónica) y/o asco. Esto facilita la aparición de conductas defensivas: agarrarse fuerte al volante, usar ansiolíticos, distraerse, escapar...las cuales producen un alivio temporal del miedo, pero contribuyen a mantener la fobia.

Las expectativas de peligro pueden ser conscientes o no. Cuando se presenta en forma enmascarada o durante un tiempo tan corto que no pueden llegar a captarlos conscientemente reaccionan con mayor sudoración o taquicardia que cuando se les presentan estímulos neutros.

Las conductas de evitación y conductas defensivas ayudan a mantener las expectativas de peligro. Impiden la invalidación de las interpretaciones de amenaza ya que previenen el procesamiento emocional de amenaza percibidas y cree que ha evitado las consecuencias temidas. También ayudan a mantener las expectativas de peligro ciertos errores cognitivos:

·         Sobreestimación del riesgo

·         Subestimación de los propios recursos

·         Percepción distorsionada del estímulo

·         Atribución errónea a la suerte de que no haya ocurrido nada

·         Fijarse sólo en la información que confirma la propia creencia y pasar por alto las contrarias a la misma.

Nuevos episodios de ocurrencia de consecuencias aversivas o reacciones de alarma o la observación o conocimiento de la situación temida ayudan a mantener las expectativas de miedo/peligro/pánico y también las situaciones estresantes contribuyen a esta.

Consecuencias negativas de la fobia interfieren en el funcionamiento laboral, académico, familiar, social o de ocio, o en la salud física en el caso de la fobia SID



Bibliografía

Vallejo, M., & Comeche, M. (2012). Lecciones de terapia de conducta. España: Dykinson S.L.



Centro de Psicología María Jesús Suárez Duque

C/ Tunte,6 Vecindario (Frente al Centro Comercial Atlántico, a la derecha de la oficina de correos)

Pedir cita: 630723090

https://www.psicologavecindariomariajesus.es/




Comentarios

Entradas populares

Psicóloga Vecindario TRASTORNO DEL ESPECTRO AUTISTA Evaluación y diagnóstico

Psicóloga Vecindario TRASTORNO DE PERSONALIDAD Tratamiento de la personalidad paranoide

Psicóloga Vecindario TRASTORNOS ALIMENTARIOS Y DE LA ALIMENTACIÓN Sugerencias en relación con la alimentación