Ir al contenido principal

Psicóloga Vecindario EXCLUSIÓN SOCIAL Fuentes de no aceptación


Psicóloga María Jesús Suárez Duque

Atención psicológica en DEPENDENCIA EMOCIONAL

PEDIR CITA 

Fuentes de no aceptación en la infancia y adolescencia

·      Física: gordo, delgado, bajo, débil, feo, acné, minusvalía física, senos pequeños, senos grandes, pubertad tardía, torpe en los deportes, poca coordinación, poco atractivo.

·      Mental: lento en la escuela, problemas de aprendizaje, ser muy estudioso, tartamudez, problemas emocionales

·      Social: pesado, socialmente inapropiado, inmaduro, incapaz de mantener conversaciones, raro, torpe, frío.

Como consecuencia de parecer diferente o poco aceptado, los otros niños te excluyeron de sus grupos y no jugaban contigo. Quizá se reían y te humillaban, de manera que preferiste permanecer en un segundo plano para evitar que lo hicieran. Siempre que estabas en situaciones sociales te sentías cohibido y no intentabas hacer amigos para evitar el rechazo. Quizás entablaste amistad con otros niños que eran diferentes, pero que te permitían formar parte de un grupo. Poco a poco te volviste solitario y aislado, y desarrollaste intereses solitarios como la lectura o los juegos de ordenador. Quizás te convertiste en experto en las áreas que no implicaban relaciones sociales para intentar compensar los sentimientos de inferioridad.

Un ejemplo de exclusión social respecto a sentirse poco aceptado sería sentir mucha vergüenza por el sobrepeso lo cual impide querer estar cerca de otros niños. De esta manera siente que si ellos ven la parte que le avergüenza, la excluirán. Para compensar la falta de éxito social, puede sobresalir en la escuela. En este sentido un problema puede ser derivado de la compensación. Por ejemplo, desarrollar normas muy estrictas de cómo debe actuar en situación social: máximo atractivo, aplomo, inteligencia...De esta manera, sentir que no se reúnen estas condiciones, no será aceptado por los demás. Se anticipa a la crítica y eso es lo que le produce tanta ansiedad.

Un ejemplo de exclusión social derivada de la imperfección sería el desarrollo de un sentimiento global de no ser querido por tu propia familia, lo que has transferido a tu vida social. De esta manera, se encuentra bastante incómodo en las situaciones íntimas y sociales. Ahora, siempre que interactúa con otra persona, espera que la falta de aceptación personal se presente y se siente ansioso o evita la situación. No espera ser querido o valorado. La exclusión social es una parte esencial del sentimiento de imperfección.

En el caso de un niño cuyos padres eran adictos al albohol y tuvo que hacerse cargo a los 11 años de sus hermanos más pequeños, aunque se comporte como cualquier niño en la escuela, en su interior puede sentirse muy lejos de esa aparente normalidad. Nunca sentirá que puede traer amigos a casa y se pondrá muy nervioso cada vez que un amigo tenga contacto con uno de sus padres. Intentará mantener separadas la vida escolar y la familiar. 

Por otro lado, algunas veces los padres que son demasiado críticos pueden fomentar la exclusión social. Padres que constantemente critican a sus hijos por sus defectos sociales -su aspecto, la manera de hablar, el modo de actuar...- Esto les lleva a sentirse poco adecuado socialmente. Se volverá inhibido en las situaciones sociales y evitará relacionarse con otras personas, ya que tiene miedo a sentirse criticado.

Otro origen de la exclusión social se relaciona con la trampa vital de la dependencia y de la subyugación. Un importante aspecto del aprendizaje de la socialización es desarrollar un punto de vista de nosotros mismos como personas activas y con criterio. Nuestros padres nos estimulan a desarrollar nuestra única y propia identidad, nuestros intereses y nuestras preferencias. Tenemos una personalidad única que nos proporciona la energía y las ideas para poder iniciar y mantener conversaciones con los demás.

Algunos niños son muy pasivos por naturaleza o sus padres les desaniman a la hora de desarrollar su propia individualidad. Si tu autenticidad es “aplastada”, haces lo que las demás personas esperan que hagas. Entonces no continúas tus propias iniciativas, sino la de los otros y así te conviertes

Bibliografía

Young, J. E., & klosko, J. S. (2017). Reinventa tu vida. Paidós.

 


Psicóloga en Vecindario

María Jesús Suárez Duque


Psicóloga infantil, adolescentes, adultos y mayores

Terapia de pareja

Terapia de familia


Tf 630723090


RESERVA ONLINE👍 

PSICÓLOGA ONLINE Y PRESENCIAL 

 

 

Atención psicológica en problemas de: 

Atención psicológica en:

 Atención psicológica en otros trastornos:

 

Precio 60 euros

Duración 1 hora

Pedir cita: 

Consultas

 

Psicóloga María Jesús Suárez Duque

C/ Tunte,6 Vecindario (Frente al Centro Comercial Atlántico, a la derecha de la oficina de correos)

Pedir cita: 630723090

https://www.psicologavecindariomariajesus.com/    

 

Comentarios

Entradas populares

Psicóloga Vecindario PERSONAS ALTAMENTE SENSIBLES Rasgos principales

ESCALA DE INADAPTACIÓN (Echeburúa y Corral, 1987b)

Psicóloga Vecindario PERSONAS ALTAMENTE SENSIBLES Diagnóstico diferencial con el TDAH