Ir al contenido principal

LA DEPENDENCIA COMO TRAMPA VITAL


La experiencia de la dependencia

La vida te parece agobiante, crees que no puedes afrontarla solo, que eres incapaz de cuidar de ti mismo y que necesitas a los demás para que te ayuden. Solo con su ayuda es posible que sobrevivas. Sientes que mantienes una lucha constante para cumplir con las responsabilidades normales de la vida adulta, ya que careces de la habilidad necesaria.
Es un sentimiento de que algo falta, de no ser capaz. Es la imagen de un niño que siente que el mundo de repente le desborda y empieza a llorar para llamar a su madre.
Te sientes como un niño en un mundo de adultos y, si no te cuidan, te sientes perdido.
Pensamientos típicos:
·         Voy a fracasar
·         Esto es demasiado para mí
·         No puedo hacerlo
·         Voy a fracasar
·         No voy a ser capaz de encargarme de mis responsabilidades
Otros pensamientos típicos reflejan el miedo a ser abandonado por las personas de las que dependes:
·         ¿Qué haré sin ella?
·         ¿Cómo me arreglaré solo?
Estos pensamientos suelen acompañarse de sentimientos de desesperación y pánico. Te dejas llevar por esta necesidad y esto agota tu energía mental. Planificas y proyectas para estar seguro de que alguien estará a tu lado, ya que te resulta muy agobiante hacer las cosas tú solo.
A menudo, muestras una total falta de confianza en tu juicio porque no crees en tu habilidad para emitirlos. Esta dificultad en confiar en tus opiniones es una característica central de tu dependencia: eres muy indeciso.
Cuando tienes que tomar una decisión, solicitas la opinión de los demás y acudes a diversas personas para que te aconsejen. En tu cabeza cambias de opinión cientos de veces y todo este proceso te deja confuso y exhausto. Si finalmente tomas una decisión, tienes que continuar preguntando para asegurarte que ha sido la correcta. Otra alternativa es buscar el consejo de una persona de mucha confianza y depender exclusivamente de ella.
A las personas dependientes no les gusta cambiar y prefieren que su vida se mantenga igual. La falta de seguridad en tu capacidad de tomar decisiones provoca que temas cualquier cambio. Desconfías de las situaciones nuevas porque eso implica que has de fiarte de tu propia capacidad de juicio.
Este sentimiento de incapacidad de las personas dependientes en algunas ocasiones no es imaginario, sino real. A menudo, tienen escasos recursos personales porque han evitado las responsabilidades de la vida adulta y han encontrado a otros que las han asumido por ellos. Esta evitación les lleva a tener algunos déficit reales en sus habilidades y opiniones. Sin embargo, la mayoría de los pacientes dependientes exageran su incompetencia.
El hecho de acudir a otros te refuerza la idea de que no eres capaz de asumir las tareas por ti mismo e impide que desarrolles un sentimiento de competencia. Nunca has averiguado si eres capaz de funcionar solo.



Centro de Psicología María Jesús Suárez Duque
C/ Tunte,6 Vecindario (Frente al Centro Comercial Atlántico, a la derecha de la oficina de correos)
Pedir cita: 630723090

Comentarios

Entradas populares

Psicóloga Vecindario PERSONAS ALTAMENTE SENSIBLES Rasgos principales

ESCALA DE INADAPTACIÓN (Echeburúa y Corral, 1987b)

Psicóloga Vecindario PERSONAS ALTAMENTE SENSIBLES Diagnóstico diferencial con el TDAH