Ir al contenido principal

psicologa vecindario LA SUBYUGACIÓN COMO TRAMPA VITAL


La experiencia de la subyugación

En gran medida experimentas el mundo en función del control y otras personas presentes en tu vida parece que siempre tienen el mando y te controlan.
El aspecto central de la subyugación está en la convicción de que tienes que agradar a los demás: a los padres, hermanos, amigos, profesores, pareja, jefes, compañeros de trabajo, hijos e incluso a los desconocidos. Con toda probabilidad, la única excepción a esta regla eres tú mismo, ya que eres la única persona a la que no te ves obligada a agradar y, por lo tanto, lo que quieren los demás siempre va en primer lugar.
El sentimiento de subyugación incluye la opresión y el vivir la vida como una carga. La constante necesidad de satisfacer a los demás es una responsabilidad y te deja exhausto, de modo que la vida pierde toda su diversión y libertad. La subyugación te priva de la libertad porque las decisiones que tomas dependen del efecto que producen en los demás. No estás centrado en ti mismo y no es: “Lo que yo quiero y siento”, sino “¿Qué quieres y qué puedo ofrecer para que te sientas feliz conmigo?”.
La subyugación te impide tener claro quién eres y lo que deseas y necesitas. Por ejemplo, un niño que desde la infancia es presionado por su padre para estar en el negocio familiar, sabía interiormente que no deseaba ser un hombre de negocios, pero no tenía ni idea de lo que quería ser porque nunca dio los pasos necesarios para averiguarlo. Eres pasivo: la vida te acontece. En este sentido, se siente como si no pudiera conseguir lo que quiere en la vida. No sabe cómo hacerlo. En realidad, siente como si no pudiera conseguir más de lo que otras personas tienen la bondad de darle. Por sí misma no busca lo que quiere.
Siente que no puede determinar el curso de los acontecimientos de su vida. Está atrapado por las circunstancias o barrido por el desánimo y más que un actor es un espectador. Cree que no puede hacer nada para resolver los problemas y sólo espera que de repente, milagrosamente, todo irá mejor.
Generalmente la imagen que tiene de sí mismo es la de una persona con quien es fácil llevarse bien dado que tiene un carácter afable, tiene ganas de agradar y previene los problemas, se lleva bien con los demás. Se ve a sí mismo como alguien que está dispuesto a complacer y hasta es posible que lo considere una de sus virtudes por que eso le hace flexible y capaz de adaptarse a muchos tipos de personas. No obstante, tiene dificultades en establecer límites a las demandas de los demás. Casi siempre dice “sí” cuando la gente le pide que haga cosas irrazonables o cuando hace más de lo que puede en el trabajo. Además, encuentra extremadamente difícil pedir a las personas que cambien su comportamiento.
De igual manera, se siente orgulloso de ser capaz de servir a los demás, de ayudarlos y de estar atento a sus necesidades. Las personas que se sacrifican tienen habilidades ejemplares para ayudar. Por esta razón, es posible que trabaje en alguna profesión que implique cuidar a los demás. No obstante, uno de los puntos débiles es que con frecuencia se siente perdido, ya que no tiene en cuenta sus necesidades y prescinde de ellas.
La subyugación disminuye su autoestima porque siente que no tiene la suficiente autoridad para legitimar los derechos que todas las personas reclaman en sus relaciones. Todo el mundo tiene derechos excepto él mismo. Por ejemplo, si en un restaurante te sirven la cena fría, no protestas al camarero, pero luego se queja sobre lo ocurrido.
Los pacientes con subyugación con frecuencia no luchan por lo que quieren debido.

Centro de Psicología María Jesús Suárez Duque

C/ Tunte,6 Vecindario (Frente al Centro Comercial Atlántico, a la derecha de la oficina de correos)
Pedir cita: 630723090

Comentarios

Entradas populares

MARCO LEGAL EN LA ATENCIÓN A LA DIVERSIDAD