Ir al contenido principal

Tipos de afrontamiento de la imperfección




Casi la mitad de los pacientes tienen la imperfección como una de sus principales trampas vitales. Sin embargo, estos pacientes aparentemente parecen muy distintos. Cada uno afronta los sentimientos de vergüenza de distinta manera. Algunos tienen falta de confianza y se muestran inseguros (rendirse). Otros parecen normales (escapar). Y algunos parecen tan perfectos que nunca creerías que tienen esta trampa vital (contraatacar).
Un ejemplo de una persona que se rinde a su sentimiento de imperfección:
·         Está en contacto con el sentimiento de ser inherentemente imperfecta
·         Siente que hay algo en ella (algún secreto) que, si fuera conocido, le haría completamente inaceptable. No puede decir qué secreto es, se refiere a lo que es ella, su esencia. Desde su perspectiva, lo mejor que puede hacer es esconderlo e intentar posponer al máximo el momento inevitable en que alguien próximo lo descubriera.
·         Puede tener la fuerte convicción de que nadie puede preocuparse de ella. Continuamente minimiza los datos objetivos de que gusta a las personas y que quieren estar con ella.
·         También magnifica los datos objetivos de que no gusta a las personas y que la rechazan, incluso con el terapeuta puede intentar desformar lo que le decimos, ya que supone que no nos preocupamos por ella (p.ej. al comunicarle adelantar media hora la sesión siguiente o cambiarle el día).
·         Se autocastiga diciendo “no soy buena”, “soy idiota”, “soy inútil”, “no valgo nada”, “no tengo nada que ofrecer”. Al principio de la terapia los pensamientos pueden ser en relación de rebajarse a sí misma. E incluso puede haber momentos en la terapia en que la autocrítica evolucione hacia la autoagresión. En esos momentos, se ve a sí misma como “una loca, una persona repugnante”.
·         La imperfección puede hacerle sentir demasiado vulnerable en las relaciones. Así que las demás personas tienen mucho poder para hacerle daño.
Un ejemplo de imperfección caracterizada por sentirse invulnerable
·         Nadie le puede tocar. Desarrolla un estilo de afrontamiento de contraataque tan efectivo que la mayoría de las personas nunca lo sospecharían. De hecho, él mismo no es consciente de sus propios sentimientos internos de vergüenza.
·         Se trata de un ejemplo de narcisista frágil. Un narcisista es alguien a quien le falta empatía, culpa a los demás de sus problemas y tiene un sentimiento muy intenso de ser importante y especial. Han desarrollado el narcisismo para luchar contra los sentimientos subyacentes de que nadie los querrán o les respetarán nunca. Es como si estuvieran diciendo al mundo: “seré tan exigente, me comportaré con tanta superioridad y me volveré tan especial que nunca te atreverás a pasar de mí o a criticarme otra vez. Este sería un ejemplo de contraataque
·         Los narcisistas se agarran a su egocentrismo a pesar de todas las consecuencias. Aunque vean como su matrimonio con la mujer que quieren con locura se desintegra, es incapaz de admitir que tiene problemas. Prefiere perderlo todo que arriesgarse a sentirse vulnerable. Con frecuencia hasta que no se estrellan contra un muro, nunca se plantean cambiar. La amenaza del abandono a veces motiva a los narcisistas a cambiar.

Se trata de ejemplos de diferentes tipos de afrontamiento de la imperfección. En la invulnerabilidad contraataca los sentimientos de vergüenza subyacentes mediante el narcisismo, mientras que en el sentimiento de imperfección se rinde a su sentimiento de inutilidad. Uno rechaza y otro es víctima de su rechazo, ambos vivieron el drama de original del rechazo que tuvieron de sus padres.
Si tienes la imperfección como trampa vital, probablemente te encuentres entre alguno de los dos extremos representados. Quizá te permitas ser bastante vulnerable en algunas áreas, pero no en otras. Algunos pacientes vienen con voluntad de hablar de sus vidas, pero cuando aparecen ciertos temas, los esquivan, ya que les hacen sentir vergüenza o inutilidad.
Es relativamente inusual que los pacientes reconozcan que se sienten inútiles. La mayoría enmascaran o evitan esos sentimientos de alguna forma porque es muy doloroso odiarse a uno mismo y la vergüenza conectada con esta trampa vital. Sin darse cuenta, las personas se esfuerzan para continuar omitiendo estos sentimientos de vergüenza. Vienen a terapia quejándose de otras cosas, de problemas en sus relaciones o de depresión.
Puedes sentir desde hace mucho tiempo una leve infelicidad, sin ser capaz de explicar por qué. No te das cuenta de que tu tristeza es el resultado de la visión negativa que tienes de ti. El hecho de sentirte deprimido se debe en gran medida a que sientes que no mereces la pena. Probablemente has estado deprimido toda tu vida; una pequeña tristeza está escondida en tu interior.
Si escapar es tu estilo principal para afrontar, puedes tener adicciones o compulsiones para insensibilizarte a los dolorosos sentimientos de inutilidad. Puedes beber, tomar drogas, trabajar en exceso o comer compulsivamente.



Comentarios

Entradas populares

Psicóloga Vecindario PERSONAS ALTAMENTE SENSIBLES Rasgos principales

ESCALA DE INADAPTACIÓN (Echeburúa y Corral, 1987b)

Psicóloga Vecindario PERSONAS ALTAMENTE SENSIBLES Diagnóstico diferencial con el TDAH