Ir al contenido principal

Psicóloga Infantil Vecindario MALTRATO: VIOLENCIA INTRAFAMILIAR HACIA LOS MENORES

 

Violencia intrafamiliar hacia los menores



La violencia intrafamiliar dirigida a menores oscila entre dos vertientes contrapuestas:

2)    Violencia intrafamiliar por negligencia contra los menores

Es denominada abusos por negligencia, y consiste en no cubrir de manera reiterada las necesidades físicas del menor teniendo la posibilidad de hacerlo. Este tipo de abandono sólo puede imputársele al adulto responsable de dar respuesta a las necesidades del menor que tenga bajo su cuidado. Esta inaptitud protectora muchas veces se asienta más en un descuido apático e irresponsable que en una intencionalidad malévola familiar.

Este tipo de violencia se produce al desatender las necesidades que todo menor tiene de amparo, alimentación, higiene, vestimenta, enseñanza, sanidad y supervisión. Dependiendo de la magnitud del descuido que origine, puede empujar al menor a caer en una situación de riesgo social -lacra social definida en la Ley de 1/96 Artículo 17- desamparo -manifestación de riesgo social descrita en el Código Civil Artículo 172.1- u originar situaciones de conflicto social- problemática recogida en las legislaciones dependientes de las diferentes Comunidades autonómicas.  En la provincia de Las Palmas en la ciudad de Santa Lucía de Tirajana, la recoge y la desarrolla la Ley 2/2005, de 23 de junio, la recoge y por la que se fija la capitalidad del partido judicial número 8.

Esta indolencia familiar origina en el menor un perjuicio mayor o menor pero siempre un perjuicio. Casi nunca genera un daño duradero o irreparable, por lo que suele considerarse un tipo de violencia intrafamiliar laxo en sus consecuencias.

1)    Violencia intrafamiliar por abuso sexual contra los menores

El nuevo código penal considera delito y, por tanto, objeto de castigo cualquier acto sexual realizado a menores de 13 años. Se entiende por abuso sexual:

·         Todo tipo de gratificación sexual por parte del adulto a través del menor

·         Las actitudes y los comportamientos que realiza un adulto para su propia satisfacción sexual con un menor a través de la manipulación emocional, el chantaje, los engaños, las amenazas o la fuerza física.

Los comportamientos sexuales abusivos no tienen por qué concluir siempre en una penetración vaginal o anal. Son, igualmente, abusos sexuales hacia el menor:

·         Cualquier clase de placer sexual adulto ejercido desde la autoridad que se tiene hacia el menor

·         El uso del menor como estimulador sexual aun sin la existencia de contacto físico

·         La exposición, a la vista del menor, de órganos sexuales adultos con el fin de conseguir excitación sexual

·         Observar al menor desnudarse o vestirse, orinar o defecar con el único fin de conseguir placer sexual a través de la imagen observada

·         La realización del acto sexual en presencia del menor

·         El forzarle a ver imágenes o películas de contenido erótico o sexual, escuchar conversaciones sexuales

·         La seducción verbal

·         Los tocamientos, agarres, manoseos, besos o abrazos con el único fin de conseguir excitación o placer sexual

·         La solicitud indecente

·         La realización de sexo oral, vaginal o anal

·         La automasturbación en presencia del menor

·         El consumo o creación de pornografía infantil

·         El incesto, la violación, el aliento, los forzamientos o tocamientos de los adultos hacia los menores

Los niños que están siendo objeto de abuso por sus familiares más próximos no suelen expresarlo verbalmente por miedo. No obstante, cualquier adulto que sea cercano al menor y preste atención a los cambios de comportamiento de ese menor notará en él actitudes que pueden denotar el problema. El menor abusado suele mostrar de manera simultánea varios de los siguientes comportamientos:

·         Resistencia a ir a un lugar muy concreto

·         Negación a quedarse solo con determinada persona

·         Presencia de trastornos de sueño con pesadillas, terrores nocturnos, bruscos despertares

·         Cambios en los hábitos de dormir

·         Solicitar dormir acompañado o hacerlo con la luz encendida

·         Enuresis (orinarse en la cama)

·         Presencia de trastornos en la alimentación

·         Sentimiento de miedos y temores con la solicitud de que un adulto calme sus miedos

·         Retroceso en el comportamiento. Vuelta a la etapa de bebé

·         Repentino rechazo a una de las figuras paternas

·         Intentos reiterados de suicidio o automutilación

·         Fugas de casa

·         Bajo rendimiento escolar

 

La salud pública define la violencia contra los miembros del entorno familiar como la expresión de una patología mental en la que:

·         Se identifica al agresor como un enfermo portador y, a su vez, como un agente transmisor de una enfermedad

·         Se considera al resto de los miembros de la unidad familiar potenciales víctimas de violencia y, por extensión, potenciales enfermos de violencia y potenciales transmisores de la enfermedad.


 RESERVA ONLINE👍 

ATENCIÓN PSICOLÓGICA A NIÑOS, ADOLESCENTES, ADULTOS Y MAYORES

ONLINE Y PRESENCIAL 

 

 

Atención psicológica en problemas de: 

Atención psicológica en:

 Atención psicológica en otros trastornos:

 

Precio 50 euros

Duración 1 hora

Pedir cita: 

Consultas

 

Centro de Psicología María Jesús Suárez Duque

C/ Tunte,6 Vecindario (Frente al Centro Comercial Atlántico, a la derecha de la oficina de correos)

Pedir cita: 630723090

https://www.psicologavecindariomariajesus.es/

 


Comentarios

Entradas populares

psicologa vecindario FACTORES QUE AFECTAN AL BIENESTAR

Psicóloga Vecindario TRASTORNO BIPOLAR