Ir al contenido principal

Psicologavecindariomariajesus ETIOLOGÍA DE LAS DISFUNCIONES SEXUALES



ETIOLOGÍA DE LAS DISFUNCIONES SEXUALES

Son muchas y muy diversas las variables implicadas en la aparición y mantenimiento de las disfunciones sexuales y, en contra de lo que se pensaba, en la actualidad parece evidente que en la mayor parte de los casos son los factores psicosociales los que juegan el papel etiológico fundamental, y no los factores orgánicos como se creía hasta fechas relativamente recientes.

Ciertamente, algunos trastornos sexuales se manifiestan como consecuencia directa de trastornos orgánicos, tales como la diabetes, la hipertensión, o los trastornos pituitarios; así como a partir de la ingestión de ciertas sustancias (antihipertensivos, alcohol, o barbitúricos); o, incluso, como resultado de determinadas intervenciones quirúrgicas. Pero no es menos cierto que la forma en que la persona y su pareja reaccionan ante la disfunción en estos casos, puede condicionar drásticamente su ejecución y su satisfacción sexual. Por otro lado, en la mayor parte de los casos no llegan a identificarse factores orgánicos específicos que puedan explicar la aparición y/o el mantenimiento de la disfunción sexual. Por ello, suele otorgarse una mayor relevancia a los factores "psicológicos" para explicar la aparición y desarrollo de una disfunción sexual. Con todo, la actuación clínica deberá considerar siempre un enfoque bio-psico-social dado que, en una gran parte de los casos, no será posible distinguir con precisión entre una etiología exclusivamente física y una causa psicológica o social, ni hasta qué punto alguna o todas ellas están actuando de forma dependiente o aislada en una determinada disfunción.

Según diversos autores (Kaplan, 1974; Masters y Johnson, 1970), las causas de estas disfunciones son orgánicas tan sólo en un 5-10% de los casos. Es más, en la mayoría de los casos no existe una causa única responsable del problema, sino que hay diversos factores que colaboran en la aparición y mantenimiento del mismo, por lo que habrá que recurrir a modelos multicausales para su explicación.

Causas psicológicas y sociales de las disfunciones sexuales (Hawton, 1988, p.56)

En general, se incluyen en este apartado todos aquellos aspectos referentes a una inadecuada educación, formación o experiencia sexual. Los factores etiológicos más frecuentes son:

·         la falta de información;

·         un inadecuado establecimiento de objetivos;

·         la ausencia de conductas apropiadas de interacción sexual; o

·         el desarrollo de respuestas de miedo y ansiedad que pueden alterar el ciclo de la respuesta sexual.

A)   Factores predisponentes

·         Educación moral y religiosa restrictiva

·         Relaciones deterioradas entre los padres

·         Inadecuada educación sexual

·         Experiencias sexuales traumáticas durante la infancia

·         Inseguridad en el propio género o rol psicosexual durante los primeros años

·          Inadecuada información sexual (mitos sexuales)

·         Exposición a modelos paternos con relaciones problemáticas o deterioradas

·         Castigo o descalificación de conductas sexuales iniciales (especialmente en adolescencia)

·         Expectativas inadecuadas respecto a la sexualidad

B)   Factores precipitantes

·         Infidelidad

·         Expectativas poco razonables

·         Disfunción en la pareja con la que se interacciona

·         Algún fallo esporádico

·         Reacción a algún trastorno orgánico

·         Depresión y ansiedad

·         Experiencias sexuales traumáticas

·         Inadecuadas experiencias sexuales, insatisfactorias o traumáticas, especialmente en los primeros aprendizajes sexuales.

·         Problemas generales de relación de la pareja, tales como falta de comunicación, diferentes expectativas, infidelidades o "luchas de poder".

·         Comportamientos inadecuados en la interacción sexual como, por ejemplo, la denominada "conducta de espectador" o bien dedicar un tiempo insuficiente a las caricias o galanteo.  

·          Reacción a trastorno transitorio, fármacos y drogas, el cansancio, o fallo esporádico anterior.

·         Condicionantes psico-biológicos de los períodos de embarazo y/o parto.

·         Falta de adaptación psicológica al cambio biológico en algunas respuestas sexuales, que se producen como consecuencia de la edad.

·         Otras circunstancias adversas de tipo familiar, social, laboral o económico.

C)   Factores de mantenimiento

·         Ansiedad ante la interacción sexual

·         Anticipación de fallo o fracaso

·         Sentimientos de culpabilidad

·         Falta de atracción entre los miembros de la pareja

·         Problemas generales en la relación de pareja

·         Miedo a la intimidad

·         Deterioro de la autoimagen

·         Información sexual inadecuada

·         Escaso tiempo dedicado al galanteo o caricias antes de pasar al coito

·         Trastornos comportamentales más generales (depresión, alcoholismo, anorexia, estados de ansiedad...)

De todos los factores señalados se pueden destacar cuatro que suelen estar presentes en la mayor parte de los casos de disfunción sexual:

·         Una inadecuada educación sexual, con profusión de errores en los conocimientos básicos y de "mitos" acerca del comportamiento sexual humano.

·         Presencia de ansiedad, en diversos grados, asociada a los diversos tipos de conducta y etapas de la relación sexual.

·         Falta de conductas adecuadas para lograr una interacción sexual satisfactoria, especialmente la adopción por parte de la persona del "rol de espectador"

·         Problemas en las relaciones de pareja, fundamentalmente referidos a fallos en la comunicación de la pareja, dentro y fuera de lo sexual.

 

Efectos de las enfermedades físicas en la función sexual (Labrador, 1994, p.46)

Entre los diferentes factores de tipo físico, biológico u orgánico, que pueden dar lugar a las disfunciones sexuales, se incluyen los síntomas de diversas enfermedades, las consecuencias de intervenciones quirúrgicas o los efectos de determinados fármacos y drogas.

La importancia de estos factores proviene tanto de su capacidad para provocar de forma directa la disfunción, como de sus efectos indirectos, que se refieren a las reacciones de la persona o su pareja ante la presencia de la enfermedad y sus consecuencias. Así, por ejemplo, la persona afectada puede reaccionar anticipando el fracaso o la aparición de dolor, con una reducción en su autoestima o con depresión; mientras que su pareja puede reaccionar con sentimentos de ansiedad, miedo a las interacciones o culpabilidad. Por otro lado, existen algunas sustancias, frecuentemente empleadas en el tratamiento de muy diversas enfermedades, que pueden bloquear o disminuír la respuesta sexual, bien en la fase de deseo, bien modificando los mecanismos orgánicos implicados en las restantes fases de la respuesta sexual, como pueden ser la lubricación, la erección, o el orgasmo. En este sentido, se consideran seguidamente cuatro grupos de sustancias que pueden afectar negativamente al funcionamiento sexual: sedantes, antiandrógenos, anticolinérgicos o antiadrenérgicos, y psicotrópicos.

Los "sedantes" son sustancias que producen efectos de disminución del interés y la respuesta sexual, mediante la depresión del sistema nervioso central (SNC). En pequeñas dosis, pueden facilitar un incremento del deseo sexual, dado que la depresión del SNC libera de ciertas inhibiciones. Entre ellos están los barbitúricos, hipnóticos, opiáceos, alcohol, cannabis o metadona.

Los "antiandrógenos", estas sustancias contrarrestan el efecto de estimulación que el andrógeno produce en el cerebro, reduciendo también la respuesta sexual. Entre ellos se encuentran los estrógenos, de uso frecuente tanto en mujeres después de la menopausia, como en el hombre para el tratamiento del cáncer de próstata.

Los "anticolinérgicos y antiadrenérgicos", son medicamentos que producen un bloqueo de vasos sanguíneos y nervios que regulan los órganos genitales. Muchas de estas sustancias (reserpina y metildopa) se usan en el tratamiento de la hipertensión, por lo que no es infrecuente que los hipertensos presenten problemas de erección, de interés sexual y depresión.

 

SISTEMA CARDIOVASCULAR

Disfunción en la erección

·         Enfermedad oclusiva aortoilíaca

·         Arteriosclerosis

·         Hipertensión

Fracaso eyaculatorio

·         Hipertensión

Disminución del interés sexual

·         Infarto de miocardio

Disminución actividad sexual

SISTEMA ENDOCRINO

Alteración del interés sexual

·         Insuficiencia suprarrenal

·         Hiperfunción suprarrenal

·         Hipotiroidismo

Disfunción de la erección

·         Diabetes mellitus

·         Hipogonadismo

·         Hipopituarismo

·         Hipertiroidismo

Fracaso eyaculatorio

·         Diabetes mellitus

·         Hipogonadismo

·         Hipopituarismo

Eyaculación retrógrada

·         Diabetes melitus

Pérdida de interés

·         Hipogonadismo

·         Hipopituarismo

Hipersexualidad

·         Hipertiroidismo

TRACTO GENITOURINARIO

Disfunción de la erección

·         Enfermedad de Peyronie

Erección dolorosa

·         Enfermedad de Peyronie

·         Prostatitis

Disfunción eréctil

·         Priapismo

Eyaculación dolorosa

·         Prostatitis

Dolor en la eyaculación

·         Enfermedades venéreas

SISTEMA MUSCULOESQUELÉTICO

Alteración en fase de caricias

·         Artritis

SISTEMA NERVIOSO

Disminución del interés sexual

·         Accidente cerebrovascular

Desinhibición

·         Lesiones lóbulo frontal

Disfunción de la erección

·         Lesiones de la médula espinal

Fracaso eyaculatorio

·         Lesiones de la médula espinal

Disfunción eréctil

·         Esclerosis múltiple

 

Centro de Psicología María Jesús Suárez Duque

C/ Tunte,6 Vecindario (Frente al Centro Comercial Atlántico, a la derecha de la oficina de correos)

Pedir cita: 630723090

https://www.psicologavecindariomariajesus.es/

Comentarios

Entradas populares

MARCO LEGAL EN LA ATENCIÓN A LA DIVERSIDAD