Ir al contenido principal

Psicóloga Vecindario TRASTORNOS OBSESIVOS COMPULSIVOS: IMPULSIVIDAD Y COMPULSIVIDAD

 


LOS TRASTORNOS IMPULSIVOS-COMPULSIVOS:  IMPULSIVIDAD Y COMPULSIVIDAD

La impulsividad y la compulsividad se proponen como endofenotipos (en el punto intermedio entre genotipo y fenotipo), concretamente síntomas relacionados con circuitos cerebrales específicos y que están presentes de forma transdiagnóstica como una dimensión de la psicopatología que traspasa numerosos trastornos psiquiátricos.

Impulsividad y compulsividad son comunes en toda una variedad de trastornos psiquiátricos.

La impulsividad

La impulsividad es la tendencia de actuar prematuramente sin previsión, acciones poco reflexionadas, prematuramente expresadas, innecesariamente arriesgadas, o inadecuadas para la situación y que suelen tener consecuencias no deseables; predisposición a respuestas rápidas, no planificadas, a estímulos internos y externos sin considerar las consecuencias negativas de esas reacciones hacia sí mismos o hacia terceros.

La impulsividad suele ser medida en dos ámbitos:

·         La elección de una recompensa pequeña pero inmediata sobre una recompensa mayor pero aplazada

·         La incapacidad de inhibir una conducta para cambiar el curso de la acción o para detener una respuesta una vez que ha sido puesta en marcha.

La impulsividad implica a un circuito cerebral centrado en:

·         El estriado ventral, relacionado con el tálamo. También denominado nucleus accumbens

·        El córtex prefrontal ventromedial (CPFVM) La corteza prefrontal ventromedial (VMPFC) ha sido implicada en la toma de decisiones emocionales debido a su posible participación en el aprendizaje de inversión afectivo, la propensión al riesgo y la impulsividad. Su especial entramado de conexiones con otras áreas de la corteza y con estructuras subcorticales como la amígdala justifican que pueda tener un papel de interfase entre cognición y emoción, y desempeñar una función fundamental en la regulación y el control del comportamiento

·         El córtex cingulado anterior

Trastornos psiquiátricos implicados:

·         Piromanía

·         Cleptomanía

·         Trastorno explosivo intermitente

·         Manía

·         TDAH

·         Impulsivo, violencia

·         Trastorno límite de la personalidad

·         Conducta antisocial

·         Obsesividad/ingesta compulsiva

·         Juego

·         Drogadicción

Más concretamente, la impulsividad se define como:

·         Una actuación sin prever las consecuencias

·         Falta de reflexión sobre las consecuencias de la conducta propia

·         Incapacidad de posponer la recompensa, con preferencia por la recompensa inmediata, a una recompensa más beneficiosa pero aplazada

·         Incapacidad de inhibición motora, a menudo incurriendo en conductas de riesgo

Menos científicamente: la falta de voluntad para no caer en tentaciones

La compulsividad

La compulsividad se define como acciones repetitivas inadecuadas para la situación que persisten, que no tienen relación evidente con el objetivo general y que a menudo dan lugar a no deseables; conducta que resulta en una perseverancia de respuesta ante consecuencias adversas; perseverancia de respuesta ante respuestas incorrectas en situaciones de elección o reinicio persistente de actos habituales.

La compulsividad se caracteriza por la incapacidad de adaptar la conducta tras un feedback negativo. Los hábitos son un tipo de compulsividad, y puede considerarse como respuestas desencadenadas por estímulos del entorno con independencia de la conveniencia actual de las consecuencias de esa respuesta. Los hábitos pueden considerarse respuestas condicionadas (como búsqueda de drogas, búsqueda de comida y juego) a un estímulo incondicionado (como estar con otras personas o en lugares o en contacto con objetos relacionados con drogas, comida o juego en el pasado) que han sido reforzados y consolidados por una experiencia pasada con recompensa (refuerzo positivo) o por una omisión de un evento aversivo (pérdida del refuerzo negativo que surge de la abstinencia o las ansias por el consumo). Mientras que la conducta orientada a un objetivo viene mediada por el conocimiento y el deseo de las consecuencias, por el contrario, los hábitos son controlados por estímulos externos a través de asociaciones estímulo-respuesta que quedan impresas en los circuitos del cerebro a través de la repetición conductual y formadas tras una considerable formación, pueden se automáticamente desencadenados por estímulos y están definidos por su insensibilidad ante sus consecuencias.

Dado que las acciones orientadas a un objetivo son relativamente exigentes a nivel cognitivo, para las rutinas del día a día podría resultar adaptativo el confiar en hábitos que se pueden realizar con un mínimo estado de conciencia. Sin embargo, los hábitos también representan una perseverancia gravemente mal adaptativa de conductas.

La compulsividad hipotéticamente está centrada en un circuito cerebral diferente al de la impulsividad, concretamente:

·         El estriado dorsal

·         Tálamo

·         El córtex orbitofrontal (OFC) La COF se encuentra entre las regiones menos comprendidas del cerebro humano, pero se ha propuesto que se encuentra implicada en funciones de integración sensorial, en la representación del valor afectivo de los reforzadores, en la toma de decisiones y en la formación de expectativas. Concretamente, se cree que la COF humana regula la planificación conductual asociada a la sensibilidad a la recompensa y el castigo. ​ 

Trastornos psiquiátricos implicados:

·         Espectro de autismo

·         Síndrome de Tourette

·         Trastorno dismórfico corporal

·         Pellizcarse la piel

·         Tricotilomanía

·         TOC

·         Somatización

·         Hipocondriasis

·         Compra compulsiva

·         Uso compulsivo de internet

·         Parafilias

·         Hipersexualidad

·         Obsesividad/ingesta compulsiva

·         Juego

·         Drogadicción

Las acciones impulsivas como el consumo de sustancias, juego y obesidad puede llegar a ser compulsivo debido a cambios neuroplásticos que implican al sistema de hábito dorsal y teóricamente causa impulsos en el circuito ventral que se desplazan al circuito dorsal.

De manera simplificada, la impulsividad y compulsividad son síntomas que ocurren cuando el cerebro tiene que hacer un gran esfuerzo para decir “no”. De hecho, estos dos constructos de síntomas quizá podrían se mejor diferenciados por el modo en que no logran controlar las respuestas:

Impulsividad: incapacidad de impedir el inicio de acciones

Compulsividad: incapacidad de terminar acciones que están en marcha

Ambas son, por tanto, forma de inflexibilidad cognitiva.

 

Psicóloga en Vecindario

MARÍA JESÚS SUÁREZ DUQUE

Tf 630723090

RESERVA ONLINE👍 

PSICÓLOGA INFANTIL, ADOLESCENTES, ADULTOS Y MAYORES

TERAPIA DE PAREJA

TERAPIA DE FAMILIA

PSICÓLOGA ONLINE Y PRESENCIAL 

 

 

Atención psicológica en problemas de: 

Atención psicológica en:

 Atención psicológica en otros trastornos:

 

Precio 60 euros

Duración 1 hora

Pedir cita: 

Consultas

 

Psicóloga María Jesús Suárez Duque

C/ Tunte,6 Vecindario (Frente al Centro Comercial Atlántico, a la derecha de la oficina de correos)

Pedir cita: 630723090

https://www.psicologavecindariomariajesus.com/

Comentarios

Entradas populares

Psicóloga Vecindario DESCONFIANZA Y ABUSO Origen

Psicologa Vecindario LUDOPATÍA: Proceso de adquisición del juego patológico