Ir al contenido principal

psicologavecindariomariajesus NEUROCEPCIÓN (Porges)

 


NEUROCEPCIÓN (Porges)

Al procesar información del ambiente a través de los sentidos, el sistema nervioso evalúa continuamente el riesgo.

El término neurocepción (Porges S. W) describe cómo los circuitos neuronales distinguen si las situaciones o las personas son seguras, peligroso o que ponen en peligro la vida. Debido a nuestro patrimonio como especie, la neurocepción tiene lugar en las partes primitivas del cerebro, sin nuestra conciencia consciente. Las detecta una persona como activadores seguros o peligrosos determinados neurobiológicamente como comportamientos prosociales o defensivos. Aunque no seamos conscientes del peligro en un nivel cognitivo, en un nivel neurofisiológico, nuestro cuerpo ya ha comenzado una secuencia de procesos neuronales que facilitaría los comportamientos de defensa adaptativos como pelear, huir o congelar.

El sistema nervioso de un niño (o de un adulto) puede detectar peligro o una amenaza para la vida cuando el niño ingresa en un nuevo entorno o se encuentra con una persona extraña. Cognitivamente, no hay ninguna razón para que se asusten. Pero a menudo, incluso si entienden esto, sus cuerpos los traicionan. A veces esta traición es privada; solo ellos son conscientes de que sus corazones están latiendo rápidamente y contrayéndose con tanta fuerza que comienza a influir. Para otros, las respuestas son más abiertas. Ellos pueden temblar. Las caras pueden enrojecerse, o puede salir sudor de sus manos y frente. Todavía otros pueden ponerse pálidos y mareados y sentirse precipitadamente débiles.

Este proceso de neurocepción explicaría por qué un bebé se estremece ante un cuidador familiar, pero llora al acercarse a un extraño, o por qué un niño pequeño disfruta de un abrazo suave de los padres, pero interpreta el mismo gesto de un extraño como un asalto. Podemos ver el proceso en funcionamiento cuando dos niños pequeños se encuentran en una zona de juegos para niños. Pueden decidir que la situación y el uno al otro son

seguro si el arenero es territorio familiar, si sus cubos y palas tienen aproximadamente atractivo similar, y si ellos (los niños pequeños) son aproximadamente del mismo tamaño. Los niños pequeños pueden expresar comportamientos positivos de participación social, en otras palabras, puede comenzar a jugar.

"Jugar bien" es algo natural cuando nuestro neuroceptor detecta la seguridad y promueve estados fisiológicos que apoyan el comportamiento social. Sin embargo, el comportamiento prosocial no ocurrirá cuando nuestra neurocepción malinterprete las señales ambientales y desencadena estados fisiológicos que respaldan estrategias defensivas. Después de todo, "Jugar bien" no es el comportamiento apropiado o adaptativo en vidas peligrosas o situaciones amenazantes En estas situaciones, los humanos, al igual que otros mamíferos, reaccionan con sistemas de defensa neurobiológicos más primitivos. Para crear relaciones, los humanos deben someter estas reacciones defensivas para involucrarse, unirse y formarse vínculos sociales duraderos. Los seres humanos tienen sistemas neuroconductuales adaptativos para ambos comportamientos prosociales y defensivos.

¿Qué permite que ocurran los comportamientos de interacción, mientras se desactivan los mecanismos de defensa?

Para pasar efectivamente de las estrategias defensivas a las de interacción social, el sistema nervioso debe hacer dos cosas:1

1) evaluar el riesgo, y

2) si el el entorno parece seguro, inhibe las reacciones defensivas primitivas para luchar, huir o congelar.

Al procesar información del ambiente a través de los sentidos, el sistema nervioso evalúa continuamente el riesgo. A medida que avanzó la evolución, los nuevos sistemas neurales se van desarrollando. Estos sistemas usan parte del mismo cerebro estructuras que están involucradas en funciones de defensa para apoyar de formas de compromiso. La neurocepción ahora puede alentar el desarrollo de vínculos sociales que brinde la oportunidad de reproducción.

 Centro de Psicología María Jesús Suárez Duque

C/ Tunte,6 Vecindario (Frente al Centro Comercial Atlántico, a la derecha de la oficina de correos)

Pedir cita: 630723090

https://www.psicologavecindariomariajesus.es/

Comentarios

Entradas populares

TRASTORNO POR CONSUMO DE TABACO

Psicologa Vecindario TRASTORNO DE PERSONALIDAD NARCISISTA