Ir al contenido principal

Psicóloga Vecindario RECHAZO. Estado de ánimo ante la disminución de la recepción afectiva

 


ESTADO DE ÁNIMO ANTE LA DISMINUCIÓN DE LA RECEPCIÓN AFECTIVA

 

En el rechazo, la persona sufre una pérdida intencional, parcial o total de afecto afectando su estado de ánimo

1.    Suministro afectivo interno o autoestima

La autoestima es lo que cada ser humano se da afectivamente a sí mismo en la relación interna que todos mantenemos con nosotros, y que sigue las mismas reglas que las que se producen con terceros. Si la aportación interna es baja, entonces estamos hablando de una autoestima deficitaria; esto incidirá notablemente en el estado de ánimo y, además, producirá una sobrecompensación en el suministro externo.

Este desequilibrio y su intento patológico de remediarlo es el fundamento de la dependencia emocional y del trastorno límite de la personalidad.

2.    El suministro afectivo externo

Consiste en la aportación emocional («emocional» equivale a «afectivo») que recibimos del exterior, desde las personas desconocidas con las que podemos interactuar, hasta las de nuestro círculo más significativo. Dicha aportación emocional no consiste únicamente en la recepción antes comentada, sino también en la contribución afectiva que nosotros desarrollamos hacia los demás. Es decir, lo que nos aporta afectivamente la interacción con los otros no es únicamente recibir afecto, sentir que nuestra persona le importa a otra y que actúa en consecuencia, sino también emitirlo. Para nuestro estado de ánimo es tan importante este suministro como el anterior. 

La pérdida proveniente del rechazo es una disminución intencionada, por parte de un tercero, de este suministro afectivo externo

En las personas sin susceptibilidad, se tratará simple y llanamente —que no es poco— de una disminución en el suministro afectivo externo que, por tanto, afectará también al estado de ánimo, en tanto que dicho suministro externo es una de sus tres fuentes

En las personas con vulnerabilidad al rechazo no sólo afectará a este suministro sino también al interno, de ahí que el perjuicio para el estado de ánimo sea dramático, con dos de sus fuentes menoscabadas y no sólo una.

3.    Las circunstancias internas y externas

Por «circunstancias internas» podemos considerar, por ejemplo, factores biológicos (el estado de ánimo no es el mismo si uno tiene fiebre o no ha dormido en toda la noche) y por «circunstancias externas» todo tipo de elementos contextuales que determinan nuestra vida, como problemas cotidianos, preocupaciones, alegrías, etc. Por ejemplo, el padecimiento de dificultades económicas incidirá sin duda alguna en el estado anímico.

 

El suministro afectivo externo, está afectado por el rechazo, y serán dos en caso de que dicho rechazo se produzca en una persona con vulnerabilidad o miedo al mismo. Por tanto, el miedo al rechazo es absolutamente decisivo para el estado de ánimo de quien lo padece, porque sacude todas sus estructuras emocionales; de hecho, una afectación grave en dos de los suministros conlleva un colapso total y que la persona sea impermeable al tercero. Por ejemplo, alguien con vulnerabilidad al rechazo que está dando vueltas a una disminución grave del interés de su pareja hacia él, estará tan angustiado por esto (con una afectación acusada en su suministro interno y su

suministro externo) que apenas prestará atención a si aprueba un examen, por ejemplo, o a si realiza bien un informe en su trabajo. Las circunstancias no pueden compensar un notable déficit en los suministros afectivos; sin embargo, un buen suministro afectivo interno sí puede ser un colchón en caso de afectación en el suministro externo. Por eso, a las personas sin vulnerabilidad al rechazo les duele recibirlo, aunque siguen adelante, pero a las que tienen esa vulnerabilidad les hunde.

 

    La vulnerabilidad al rechazo aparece muy especialmente en dos patologías de la personalidad:

·      Trastorno de dependencia emocional

·      Trastorno límite de la personalidad

No obstante, en intensidades subclínicas también puede aparecer en población normal (Castelló, 2019)


Psicóloga en Vecindario

MARÍA JESÚS SUÁREZ DUQUE

Tf 630723090

RESERVA ONLINE👍 

PSICÓLOGA INFANTIL, ADOLESCENTES, ADULTOS Y MAYORES

TERAPIA DE PAREJA

TERAPIA DE FAMILIA

PSICÓLOGA ONLINE Y PRESENCIAL 

 

 

Atención psicológica en problemas de: 

Atención psicológica en:

 Atención psicológica en otros trastornos:

 

Precio 60 euros

Duración 1 hora

Pedir cita: 

Consultas

 

Psicóloga María Jesús Suárez Duque

C/ Tunte,6 Vecindario (Frente al Centro Comercial Atlántico, a la derecha de la oficina de correos)

Pedir cita: 630723090

https://www.psicologavecindariomariajesus.com/ 

Comentarios

Entradas populares

Psicóloga Vecindario DESCONFIANZA Y ABUSO Origen

Psicologa Vecindario LUDOPATÍA: Proceso de adquisición del juego patológico