Ir al contenido principal

Psicóloga Vecindario MALTRATO ADULTO Acoso moral en diferentes ámbitos

 


Acoso moral en diferentes ámbitos

Acoso moral en el trabajo

     El acoso moral en el trabajo tiene como objetivo intimidar, reducir, amedrentar y consumir emocional e intelectualmente a la víctima para eliminarla de la organización sin costes económicos. 

     La decisión de acosar a la víctima puede partir de la organización o puede derivarse de la necesidad de agredir, controlar y destruir de un individuo con tendencias psicopáticas. 

     En el caso de organizaciones o empresas que promueven y recompensan el mobbing se suele hablar de “bossing”. 

     El acoso suele comenzar con una actitud consciente de ir a por la víctima y con la intención de utilizar contra ella violencia psicológica, rara vez violencia física o sexual. Se busca premeditadamente una violencia sin huella, lo único que se ve en el proceso es el progresivo deterioro físico y psíquico de la víctima, que es maliciosamente atribuido a su mal carácter, su incompetencia, su mala salud, etc. En ocasiones, sobre todo si el acosador moral es un superior jerárquico, durante el proceso de acoso se suelen agregar colaboradores al linchamiento moral de la víctima, ya sea por corrupción –seducción– o por coacción directa del acosador moral. “Mob” (mobbing) sig- nifica mafia, en estos casos se suele hablar de “gang” o banda de acosadores. 

En caso de existir colaboradores el proceso es más duro y puede terminar en violencia física menor con facilidad. La violencia física llega a mayores si, en momentos de calor, alguien pierde los nervios. El acoso moral se distingue en el trabajo de otro tipo de violencias esporádicas no sólo por su frecuencia y continuidad, sino porque la brutalidad del hostigamiento aumenta en función de la resistencia y el aguante de la víctima. El objetivo es que el trabajador abandone su puesto de trabajo y esto se consigue aumentando el hostigamiento hasta límites insoportables para la víctima. El trato vejatorio y humillante tiene como objetivo acabar con el equilibrio y resistencia psicológica del otro, provocando su desgaste físico y emocional. El 90% de los casos de acoso moral en el trabajo terminan con el abandono de la víctima de su puesto de trabajo, y en muchos casos con un intento de suicidio, o suicidio consumado. 

 

Acoso moral en la pareja

     En el acoso a la pareja rara vez podremos observar colaboradores. En su caso, suelen ser familiares de cualquiera de los dos cónyuges seducidos por el acosador moral. 

     

     El acoso moral se produce en todos los ámbitos humanos: la pareja, la familia, la escuela, la universidad, la empresa. 

     En el trabajo se práctica en todas las empresas donde el modo de organización lo permite, pero varía según el nivel sociocultural y los sectores profesionales. Los sectores profesionales donde más incidencia tiene es el terciario, el medicosocial y la enseñanza. El sector más afectado es el medicosocial: hospitales, centros de asistencia que se ocupan de gente vulnerable como ancianos, minusválidos físicos o psíquicos, organizaciones no gubernamen- tales… Son centros de trabajo donde abunda el tipo de víctima que el acosador moral prefiere: personas con una elevada capacidad de empatía, sensibles y atentas a las necesidades de los demás y al sufrimiento ajeno. Es esta característica de la personalidad de las víctimas lo que explica la preferencia del acosador moral por estos lugares de trabajo. Son psicópatas incapaces de ponerse en la perspectiva del otro, en consecuencia, vampirizan al que posee esa característica en un intento de recuperar su identidad. El acosador moral carece de las habilidades emocionales que sus víctimas tienen, piensa que al destruir a su víctima puede asimilar de alguna forma sus competencias interpersonales. Esto es lo que explica también la exis- tencia de maltrato institucionalizado en algunos establecimientos de este tipo: al eliminar a las personas dotadas de empatía, se elimina esa habilidad del entorno y el psicópata se hace con el poder. El sector en el hay menos acoso moral es el de producción, sobre todo si es producción técnica. Sin embargo, en este sector cuando aparece el acoso la violencia es más directa ya sea verbal o física. Cuanto más se sube en la escala sociocultural y en la jerarquía de una empresa, más sofisticada y perversa es la violencia. 

     El acoso moral es un problema complejo, todas las relaciones humanas lo son. Las interacciones entre acosador moral y víctima pueden variar notablemente de unas personas a otras. Es una vivencia subjetiva donde cada persona tiene un límite diferente de lo permisible. No todos nos sentimos humillados y ofendidos por las mismas cosas. El acosador es un depredador moral que plantea su relación con los demás como un juego mortal, una partida de ajedrez en la que él mueve las piezas de los dos jugadores, lo primero que hace es atar las manos del otro jugador. Es una batalla desigual y asimétrica desde su inicio porque el otro no sabe que le han declarado la guerra. El acosador moral juega con ventaja, él si que sabe que está en guerra, le ha declarado la guerra secretamente al otro. Si la víctima supiera identificar que se le esta declarando la guerra desde el principio, la batalla no sería tan desigual, no se plantearía en los mismos términos. Una de las cosas que caracteriza al psicópata es su cobardía. Las variaciones del proceso dependerán de la magnitud de la asimetría moral del acosador y del acosado y de sus respectivas experiencias previas. El acosador suele ir perfeccionando su técnica con cada una de sus víctimas (acosa en serie y de forma múltiple), un acosador experimentado no comete errores, usa colaboradores para el trabajo sucio, no deja pruebas, es brutal y seguro en sus actuaciones, no duda. Un acosado con experiencias previas desarrolla armas claras de defensa que pueden conseguir o bien disuadir al acosador en su inicio (si la relación no es laboral) o bien disminuir en lo posible las consecuencias para su salud y para su vida en general. Lo difícil para las víctimas es salir vivas y enteras psíquica y físicamente la primera vez que pasan por este proceso. Los psicópatas huyen de los psicópatas, las víctimas no siempre aprenden a identificar a un psicópata, y aunque lo hagan suelen ser perseguidas por él.
     Tanto hombres como mujeres acosan y son acosados moralmente. 

Bibliografía

Edreira, M. J. (2003). Fenomenología del acoso moral. LOGOS. Anales del Seminario de Metafísica, 36, 131-151.


Psicóloga en Vecindario

MARÍA JESÚS SUÁREZ DUQUE

Tf 630723090

RESERVA ONLINE👍 

PSICÓLOGA INFANTIL, ADOLESCENTES, ADULTOS Y MAYORES

TERAPIA DE PAREJA

TERAPIA DE FAMILIA

PSICÓLOGA ONLINE Y PRESENCIAL 

 

 

Atención psicológica en problemas de: 

Atención psicológica en:

 Atención psicológica en otros trastornos:

 

Precio 60 euros

Duración 1 hora

Pedir cita: 

Consultas

 

Psicóloga María Jesús Suárez Duque

C/ Tunte,6 Vecindario (Frente al Centro Comercial Atlántico, a la derecha de la oficina de correos)

Pedir cita: 630723090

https://www.psicologavecindariomariajesus.com/

Comentarios

Entradas populares

Psicóloga Vecindario PERSONAS ALTAMENTE SENSIBLES Rasgos principales

ESCALA DE INADAPTACIÓN (Echeburúa y Corral, 1987b)

Psicóloga Vecindario PERSONAS ALTAMENTE SENSIBLES Diagnóstico diferencial con el TDAH