Ir al contenido principal

Psicóloga Vecindario HABILIDADES SOCIALES: ¿Cómo iniciar, mantener y cerrar conversaciones?

  

¿CÓMO INICIAR, MANTENER Y CERRAR CONVERSACIONES?


El medio por excelencia que utilizamos para comunicarnos con los demás, es la palabra. A través de la conversación nos relacionamos con otras personas, les transmitimos información y compartimos puntos de vista, sentimientos y experiencias.

A la hora de comunicarnos de manera eficaz, existen grandes diferencias entre unas y otras personas. No nos será difícil identificar entre el grupo con el que nos relacionamos habitualmente, algunas personas con las que nos resulta agradable conversar y otras con las que, por el contrario, nos sentimos incómodos porque no nos transmiten nada.

Saber conversar y comunicarnos de forma eficaz, es decir, de manera que nuestro mensaje llegue como queremos que llegue, es esencial en nuestra vida ya que:

·           Cultivamos el apoyo social, evitamos el aislamiento y hacemos amigos.

·           Facilita que podamos conseguir un empleo.

·           Ayuda a establecer relaciones de intimidad.

·           Contribuye a la resolución de conflictos.

·           ...

Algunas personas tienen dificultades para mantener una conversación, especialmente con desconocidos. Otras, sin embargo, creen que, al ser capaces de relacionarse con otras personas de manera abierta, son percibidas como simpáticas. Se inmiscuyen por ejemplo en una conversación ajena sin que les de vergüenza o se dirigen a un completo desconocido. En ambas situaciones la intervención puede ser molesta o incómoda.

Tanto en el primer caso, las personas tímidas, como en el segundo, personas excesivamente desinhibidas, nos encontramos con un déficit de habilidades sociales. A continuación, se exponen diferentes maneras de iniciar, mantener y cerrar conversaciones de manera adecuada.

Formas hábiles de iniciar conversaciones

EJEMPLOS

·           Hacer un comentario impersonal estándar: 

o    “Qué día tan agradable”

o    “Qué lugar tan bonito”

o    “Qué calor hace hoy”

·           Decir algo agradable a la otra persona: 

o    “Has acertado cogiendo el paraguas”,

o    “Me ha gustado mucho tu comentario de…”

·           Decir algo agradable: 

“Qué pañuelo tan bonito” y añadir una pregunta abierta como “¿Te importaría decirme dónde lo has comprado? “

TAREA

Intenta iniciar algún tipo de conversación utilizando estas tres técnicas en situaciones que vivas habitualmente como encontrarte con gente en el ascensor, en el transporte público, en el supermercado etc.

Consejos: habla de forma pausada, sonriendo y manteniendo un tono amable. 

¿Cómo presentarse?

EJEMPLOS

Hay dos formas habituales de presentarse dependiendo de la situación, una más formal y otra más informal.

·           De manera formal: 

Mira a los ojos, sonríe, extiende la mano con firmeza y utiliza una frase de tu elección del tipo de las que te indicamos a continuación:

o    Hola, me llamo..., encantado de conocerle.

o    Hola, soy..., es un placer conocerle.

o    Hola, ¿qué tal?, encantado.

·           De manera informal: 

También, sin dejar de mirar a los ojos, sonríe y o bien extiende la mano o bien da dos besos y utiliza una frase similar a:

o    Hola, soy... ¿qué tal?

o    Hola, me llamo... ¿cómo estás?

o    Hola, ¿qué tal?

Consejos: Siempre hay que tener en cuenta que el presentarse debe hacerse de forma adecuada a la situación social en la que nos encontremos. Se considera una falta de habilidad social y dejaremos una impresión muy negativa si somos excesivamente formales o protocolarios en un momento desenfadado o si por el contrario somos demasiado desinhibidos en una situación que requiere cierta discreción. 

Mantener conversaciones

El principal objetivo de mantener una conversación es que la charla sea agradable, entretenida e interesante

Una estrategia muy eficaz consiste en lo que se llama auto-revelación, es decir, ofrecer un "extra" de información además de la que nos han solicitado sobre nuestros intereses, aficiones, proyectos o estilo de vida.

EJEMPLOS

Estamos con una persona que acabamos de conocer y nos pregunta si nos vamos de fin de semana. En lugar de responder simplemente “si” o “no” podemos añadir: “No, este fin de semana no puedo, trabajo como enfermera y me toca guardia, pero el próximo si no pasa nada me iré a Madrid”.

Sucesivamente se puede añadir información como: “Quiero ir a la exposición de Dalí, es una oportunidad única que no me gustaría perderme”.

Dar información personal suele favorecer la comunicación porque incita a nuestro interlocutor a que también comparta información personal y hable de sí mismo y de sus intereses. Este nivel de comunicación será así más profundo y satisfactorio para ambas partes. Eso sí, hay unas pautas para que estas auto-revelaciones sean adecuadas:

a.     La información que vamos desvelando tiene que ser adecuada al nivel de relación que vamos estableciendo con nuestro interlocutor.

b.     Causa mala impresión que compartamos aspectos demasiado íntimos de nuestra vida con personas que acabamos de conocer. Este tipo de información debe darse a conocer cuando la relación sea de más confianza.

c.     Lo más adecuado es darse a conocer de manera gradual y simétrica, es decir, "yo te cuento", "tú me cuentas".

d.     Hablar de nosotros mismos es necesario para establecer relaciones estables y de amistad con otras personas. Si no damos información sobre nosotros mismos las personas que están a nuestro alrededor pueden pensar que tenemos algo que ocultar o que no tenemos nada que decir.

e.     No es conveniente forzar la conversación con alguien que no tiene ningún interés en hablar con nosotros.

f.      Como norma, evitar tanto hablar mucho como hablar poco.

Formas hábiles de mantener conversaciones

Se considera que los elementos más importantes de las habilidades para conversar son:

1.     El contacto visual.

2.     Mostrar interés.

3.     Escuchar atentamente.

4.     Adoptar una actitud respetuosa.

5.     Hacer preguntas adecuadas.

6.     Dar algo de información sobre uno mismo.

EJEMPLOS

·           Hacer un comentario seguido de una pregunta abierta y directa: “He leído la novela y me ha parecido bastante buena ¿Qué te ha parecido a ti?” 

·           Hacer una pregunta abierta y directa: "¿Qué parte te resultó más emocionante?" 

·           Intentar utilizar cualquier detalle que pueda servirnos para seguir manteniendo la conversación: “Si, a mi esa parte también me encantó” 

·           Si nos hacen alguna pregunta, deberíamos evitar responder con monosílabos.

·           Aprovechar para seguir ampliando la información tratando de encontrar algún aspecto más en común: “Yo también he veraneado allí, conoces la zona de…..?” 

·           Ofrecer algo de información personal: gustos, aficiones, intereses, etc.

Actitudes que deberíamos evitar:

·           Hacer demasiadas preguntas ya que resulta incómodo y desagradable.

·           Hablar demasiado y atropelladamente. Es mejor expresarse con calma.

·           No hables más que la persona con la que estás manteniendo la conversación.

·           Cuando hables por primera vez con una persona, permite que sea ella la que hable durante más tiempo, eso sí, sin cometer el error de no aportar nada a la conversación.

·           Recuerda que tanto hablar mucho como hablar poco son actitudes que incitan al rechazo.

·           Es necesario escuchar y dejar que la persona con la que estamos hablando termine de hablar, no es adecuado interrumpir.

·           Procura no expresarte de manera acalorada, si surgen temas polémicos para ti, intenta no perder los nervios y derivar la conversación hacia otros asuntos.

Cómo hacer preguntas adecuadas

Aunque formular preguntas resulta muy útil para iniciar y mantener conversaciones, hacerlas en exceso o que el contenido de éstas sea muy personal puede resultar incómodo y traer como resultado que la otra persona quiera dar por finalizada la conversación.

Las preguntas deben centrarse en temas de interés común y nunca deben ser personales.

 Es necesario recordar que las preguntas abiertas permiten añadir información al responder y facilitar la conversación, además de dar la oportunidad de expresar sentimientos y opiniones. Las preguntas cerradas son útiles cuando queremos obtener una respuesta concreta.

Son además de gran ayuda cuando queremos conseguir diferentes objetivos, como pasar de un nivel de comunicación más superficial a otro más profundo, dirigir la conversación a un plano más personal, desviar el tema de conversación hacia una cuestión de nuestro interés o rellenar pausas o silencios.

Cerrar conversaciones

Cerrar una conversación de forma adecuada hace referencia a ser capaces de dar por finalizada una situación que no deseamos seguir manteniendo, aunque nuestro interlocutor intente retenernos. Muchas personas poseen una gran habilidad para iniciar y mantener conversaciones, pero sin embargo tienen dificultades para cerrarlas. Esto es debido a que son muy educadas y empáticas y temen herir los sentimientos de la persona con la que están charlando y que evidentemente quiere seguir manteniendo la conversación.

Aunque es fantástico para todos los aspectos de nuestra vida tener en consideración los sentimientos de los demás, esto no debe llevarnos a perder nuestra libertad y hacer que lleguemos a sentirnos utilizados.

Cerrar una conversación de forma asertiva significa hacerlo de manera que ni nuestro interlocutor se sienta ofendido por nuestra agresividad ni que nosotros nos sometamos a su voluntad. Estas son algunas recomendaciones:

·           Anunciar abiertamente que tenemos que marcharnos con una frase como "Lo siento Ana, me tengo que marchar".

·           Expresar algo positivo antes de comunicar nuestra decisión como: "Lo siento Ana, me encanta hablar contigo, pero tengo que irme ya" o "Qué rabia que me tenga que ir con lo interesante que estaba siendo la conversación".

Normalmente, los problemas para cerrar conversaciones surgen cuando la persona con la que estamos hablando no respeta nuestro deseo de marcharnos y hace todo lo posible para retenernos. Este tipo de personas no respetan los sentimientos de su interlocutor, se centran en sus propios intereses e ignoran las necesidades de los demás. En ocasiones, para evitar cerrar la conversación, recurren a frases molestas con el fin de ganar un poco más de tiempo como "no sé por qué te vas" "si te hubieras levantado a la hora que me he levantado yo" "anda, ni que tuvieras algo importante que hacer"....

Estas personas, sin embargo, no dudan en dejarte con la palabra en la boca o desaparecer sin plantearse lo que pensarán los demás. Para enfrentarse a esta situación, estas son algunas recomendaciones:

·           No hay que perder el tiempo ni en dar explicaciones ni en justificarse. Son personas expertas en desmontar excusas y dar una solución a cada problema que plantees.

·           No hay que estar preocupado por los sentimientos de alguien que no te tiene en cuenta. No se trata de pagarle con la misma medicina ya que esto sería pasar de un estilo asertivo a un estilo agresivo. Se trata simplemente de ejercer tu derecho a dar por terminada la conversación y de no permitir que la otra persona vulnere tus derechos.

·           Una vez que has tomado la decisión de irte, vete. Se trata de darte una orden a ti mismo y cumplirla. "En tres minutos tengo que haber acabado con esto". Sé firme pero que tu nivel de firmeza sea paralelo a las intenciones de tu interlocutor.

·           El lenguaje corporal también puede ayudar a dar por finalizada la conversación: mira hacia otro lado, observa el teléfono móvil o el reloj...

·           Recuerda que el ser asertivo implica ser educado, pero firme. Una persona puede ser muy capaz de cerrar conversaciones de forma agresiva y eso no sirve.

·           También debes recordar que hay que saber distinguir entre las personas manipuladoras y egoístas que sólo piensan en sí mismas y aquellas que no lo hacen con mala intención y simplemente quieren disfrutar un poco más de tu compañía. En este caso, intenta cerrar la conversación con más delicadeza.


Bibliografía

Ministerio de Sanidad, Servicios Sociales e Igualdad. Bienestar emocional. Recuperado el 15 de agosto de 2017 de http://www.bemocion.msssi.gob.es/comoEncontrarmeMejor/habilidadesSociales/home.htm

RESERVA ONLINE👍 

PSICÓLOGA INFANTIL, ADOLESCENTES, ADULTOS Y MAYORES

TERAPIA DE PAREJA

TERAPIA DE FAMILIA

PSICÓLOGA ONLINE Y PRESENCIAL 

 

 

Atención psicológica en problemas de: 

Atención psicológica en:

 Atención psicológica en otros trastornos:

 

Precio 60 euros

Duración 1 hora

Pedir cita: 

Consultas

 

Centro de Psicología María Jesús Suárez Duque

C/ Tunte,6 Vecindario (Frente al Centro Comercial Atlántico, a la derecha de la oficina de correos)

Pedir cita: 630723090

https://www.psicologavecindariomariajesus.com/

Comentarios

Entradas populares

Psicóloga Vecindario DESCONFIANZA Y ABUSO Origen

Psicologa Vecindario LUDOPATÍA: Proceso de adquisición del juego patológico