Ir al contenido principal

Psicóloga Vecindario La sexualidad infantil Etapa fálica

 Etapa fálica 

·      Esta etapa puede situarse entre los tres y cinco años aproximadamente.   

·      La zona erógena predominante son los órganos genitales.
En la etapa fálica, el 
órgano sexual masculino ejerce un papel dominante. Una de las primeras teorías sexuales que elaboran los niños/as es la hipótesis de que ambos sexos poseen el mismo aparato genital, a diferencia de la organización genital puberal (en la que existe el reconocimiento de los dos sexos). En esta fase solo se reconoce el órgano sexual masculino, y la oposición entre los sexos equivale a la presencia o ausencia del mismo. Los niños y niñas suelen manifestar tendencias exhibicionistas y búsqueda de contacto físico e interés por el sexo opuesto (se dan besos, dicen que son novios, etc.). En un principio tanto los niños como las niñas conciben la diferencia de sexo como la oposición entre tener o no tener pene. 

·      Los niños experimentan deseos sexuales hacia su madre y odio hacia su padre, que es quien se interpone entre él y su madre. Tras descubrir que las niñas no tienen pene piensan que alguna vez lo han tenido y lo han perdido como castigo por los deseos incestuosos; emerge entonces la angustia de castración o el temor de perder su propio pene lo que conduce a la represión de los deseos incestuosos y a la identificación con el padre conservándose el deseo para con otras mujeres, produciéndose así el fin del complejo de castración y del complejo de Edipo. 

·      En la comparación de los genitales femeninos y masculinos, el clítoris es percibido como inferior al pene. Las niñas abandonan a la madre como objeto de amor porque la consideran culpable de su falta de pene, sentida como castración, dando origen a la envidia, al resurgimiento del odio, y al deseo de tener un pene. Para Freud, en el inconsciente, un hijo es un equivalente de un pene; por lo cual, cuando las niñas renuncian a la fantasía de tener un pene surge el deseo de tener un hijo del padre (por identificación con su madre). Esto determina el fin del complejo de castración en la niña y el nacimiento del complejo de Edipo femenino que persistirá durante toda la vida. Ante la evidencia de la falta de pene la niña puede adoptar tres actitudes diferentes, decisivas para el destino de su femineidad: ausencia de envidia de pene (ante la falta de pene se angustia tanto que se aleja de toda la sexualidad en general, no rivaliza con los niños y por tanto, no envidia el pene); deseo de tener el pene del hombre (deniega la falta de pene y conserva la esperanza de tener un pene, este complejo de masculinidad puede conducirla a una elección de objeto homosexual); y deseo de tener sustitutos del pene (el pene cede el lugar a un hijo generando el deseo de ser madre).
Al finalizar el complejo de Edipo, el psiquismo se adelanta al cuerpo y el niño/a sale de esta etapa con una identificación femenina o masculina. 

     Finalmente, se produce la represión secundaria como efecto de la Ley de prohibición del incesto, la cual prohíbe tanto a los padres como a los hijos el goce de la sexualidad dentro de la familia. La sexualidad infantil queda reprimida produciéndose la amnesia de estos primeros años de vida. La consecuencia de esta operación es la constitución del Superyó, instancia en la cual residen las normas sociales. 

     Si el proceso de represión de la etapa fálica se ha llevado a cabo con éxito el niño/a será capaz de aprender. El instinto de saber que surge entre los tres y cinco años y que se manifiesta como curiosidad por cómo nacen los niños/as y por la sexualidad, luego de la represión puede conservarse y satisfacerse a través de los aprendizajes que se llevan a cabo en la escuela. Mediante la sublimación, la pulsión sexual es desviada de sus fines sexuales y orientada hacia otros no sexuales como son la actividad intelectual y otras actividades culturales. 


Psicóloga en Vecindario

MARÍA JESÚS SUÁREZ DUQUE

Tf 630723090

RESERVA ONLINE👍 

PSICÓLOGA INFANTIL, ADOLESCENTES, ADULTOS Y MAYORES

TERAPIA DE PAREJA

TERAPIA DE FAMILIA

PSICÓLOGA ONLINE Y PRESENCIAL 

 

 

Atención psicológica en problemas de: 

Atención psicológica en:

 Atención psicológica en otros trastornos:

 

Precio 60 euros

Duración 1 hora

Pedir cita: 

Consultas

 

Psicóloga María Jesús Suárez Duque

C/ Tunte,6 Vecindario (Frente al Centro Comercial Atlántico, a la derecha de la oficina de correos)

Pedir cita: 630723090

https://www.psicologavecindariomariajesus.com/ 

Comentarios

Entradas populares

Psicóloga Vecindario DESCONFIANZA Y ABUSO Origen

Psicologa Vecindario LUDOPATÍA: Proceso de adquisición del juego patológico