Ir al contenido principal

Psicóloga Vecindario TRASTORNO DE PERSONALIDAD PARANOIDE Cómo relacionarse con una persona con personalidad paranoide

Psicóloga María Jesús Suárez Duque

Atención psicológica en TRASTORNOS DE PERSONALIDAD

PEDIR CITA 


¿Cómo relacionarse con una persona con personalidad paranoide?

   A pesar de su aparente independencia, las personas con un estilo paranoide (vigilantes) necesitan continuas muestras de respeto y lealtad por parte de los demás (Oldham y Morris, 1995). 

   Es mejor no obligarles a expresar sus sentimientos y entender que no lo harán a menudo. En el plano sentimental prefieren las relaciones sólidas, por lo que su pareja deberá estar tranquila de su fidelidad y lealtad. Estas personas comenzarán a distanciarse si advierten luchas de poder con otra persona, por lo que hay que procurar que sientan que tienen el control de la situación. Al intentar una relación con una persona con trastorno de personalidad paranoide es importante ir detrás de él, ya que es la única forma eficaz de que nos corresponda. 

   A la hora de hacerles una crítica hay que ser muy diplomáticos y demostrarles que la intención no es reprocharles nada, ya que estos individuos responden a los ataques con otro ataque

   Los paranoides valoran que sus compañeros organicen sus vidas sociales y tomen la iniciativa en este terreno. 

   A pesar de que tienen un gran sentido del humor, no soportan las bromas que tengan que ver con ellos.

   No perdonan ni olvidan los gestos de desprecio, que consideran una traición, y es importante no subestimar la importancia que le dan al hecho de estar celosos o preocupados por la fidelidad de su compañero, ya que es un tema de vital importancia para ellos. 

   Este trastorno se caracteriza por sospechas y desconfianza profundas e infundadas hacia los demás. Las personas con un TPP se suelen dar cuenta de todo lo que sucede a su alrededor, vigilando constantemente las situaciones y personas de su entorno y prestando especial atención a los mensajes con doble sentido, a las motivaciones ocultas, etc. 

   Se encuentran alerta ante las amenazas y esta hipervigilancia conduce a una interpretación errónea de acontecimientos que, de otra manera, pasarían desapercibidos. Aparentemente, esas características de sospecha y desconfianza son aprendidas por el sujeto, lo que conduce a un alejamiento de la gente y a restricciones emocionales, poniendo frecuentemente a prueba a los demás y manteniendo sospechas constantes (Andreasen y Black, 1995; Bernstein, 1996). 

   En los pacientes paranoides se suele dar un círculo vicioso en el que las expectativas de traición y hostilidad a menudo tienen el efecto de provocar esas mismas reacciones en los demás, confirmando y justificando, de esta manera, las sospechas y la hostilidad iniciales del paciente. 

   Los pacientes con un Trastorno de personalidad paranoide ven referencias hacia ellos en todo lo que sucede a su alrededor (Fenigstein, 1996):

·      Si la gente habla, el paranoide sabe que están hablando de él. 

·      Si alguien obtiene un ascenso en el trabajo lo ve como un intento deliberado de humillarle y rebajar sus logros. 

·      Incluso los ofrecimientos de ayuda y cuidado se ven como críticas implícitas de debilidad o intentos de explotación. 

·      Las acusaciones y sospechas constantes tensan de tal manera las relaciones interpersonales que estos sujetos tienen conflictos constantes con la esposa, los amigos y la autoridades 

   Los individuos con un Trastorno de personalidad paranoide adoptan, por lo general, posturas en guardia que les permiten estar alerta de aquello cuanto acontece a su alrededor y de las personas con las que interaccionan; estos intentos por mantener la situación bajo control les otorga una apariencia de frialdad de cara a los demás. Por lo general, se cuidan mucho de mostrar a los otros todos los recelos y desconfianzas que sienten hacia ellos, de modo que no es fácil que las personas que tienen poca confianza en estos individuos se den cuenta de que están siendo sometidos a un análisis continuo. 

   La hipervigilancia y el interrogatorio hacia quienes le rodean tienen como objetivo confirmar las dudas y sospechas que tienen formadas sobre las demás personas, lo que provoca muchas veces la ira de éstas, sobre todo cuando el paranoide resulta demasiado corrosivo o se excede en sus exploraciones para comprobar la fidelidad y lealtad de aquellos a los que tiene más cerca. 

   Aunque no tienen reparos en expresar y reprochar los fallos y defectos de los demás, reaccionan fácilmente con enfado si se les critica, lo que evidencia que, además, están faltos de un sentido del humor distinto al que suelen presentar cuando hacen chistes sobre los demás. 

   Muestran una preocupación excesiva por las intenciones ocultas que tienen los demás hacia ellos, considerando incluso acontecimientos neutros como pruebas de conspiración. Es por esto que están en continua alerta, y no confían ni dependen de los demás (ni siquiera de sus más allegados), no sólo porque valoren la independencia sino porque consideran que nadie es de fiar.

   Creen que son muy importantes y que siempre tienen la razón, por lo que ni reconocen ni aceptan sus errores, mostrándose escépticos e incluso cínicos ante los demás y sus argumentos. La idea de que todo el mundo quiere aprovecharse de ellos y engañarlos hace que sean incapaces de compartir con otras personas sus ideas, perspectivas y actitudes y que incluso puedan llegar, en algunos casos, a aislarse de los demás al intentar mantener esa independencia extrema. Presentan una serie de pensamientos automáticos negativos que reflejan una serie de distorsiones cognitivas (Beck y Freeman, 1990), producto a su vez de una serie de esquemas básicos (ver esquemas, distorsiones y pensamientos negativos de las personas con trastorno de personalidad paranoide)

Bibliografía

Caballo, V. E. (s.f.). Manual de Trastornos de personalidad. Descripción, evaluación y tratamiento. Síntesis S. A.

 


  Psicóloga en Vecindario

María Jesús Suárez Duque


Psicóloga infantil, adolescentes, adultos y mayores

Terapia de pareja

Terapia de familia


Tf 630723090


RESERVA ONLINE👍 

PSICÓLOGA ONLINE Y PRESENCIAL 

 

 

Atención psicológica en problemas de: 

Atención psicológica en:

 Atención psicológica en otros trastornos:

 

Precio 60 euros

Duración 1 hora

Pedir cita: 

Consultas

 

Psicóloga María Jesús Suárez Duque

C/ Tunte,6 Vecindario (Frente al Centro Comercial Atlántico, a la derecha de la oficina de correos)

Pedir cita: 630723090

https://www.psicologavecindariomariajesus.com/   

Comentarios

Entradas populares

Psicóloga Vecindario ACT: Procesos esenciales

psicologa vecindario FACTORES QUE AFECTAN AL BIENESTAR

Psicóloga Vecindario DEPRESIÓN Prevención de la distimia