Ir al contenido principal

Psicóloga Vecindario MALTRATO PSICOLÓGICO Dificultades tras la separación del agresor

 

Psicóloga María Jesús Suárez Duque

Atención psicológica en MALTRATO PSICOLÓGICO

PEDIR CITA 


 Dificultades que pueden presentar las víctimas de acoso psicológico tras la separación del agresor


1)    Algunas personas superan la situación sin más secuela psíquica que la de un mal recuerdo que se domina con facilidad. Éste es el caso de la mayoría de los acosos extrafamiliares de corta duración. 

2)    La mayoría de las veces, las ex víctimas pasan por situaciones desagradables de reminiscencia de la situación traumática, y lo acepta. 

   Los intentos de olvidar producen a menudo la aparición de trastornos psíquicos o somáticos retardados, como si el sufrimiento hubiera permanecido en el psiquismo como un cuerpo extraño, a la vez activo e inaccesible.

   La experiencia de la violencia puede dejar rastros benignos que son compatibles con la persecución de una vida social prácticamente normal. Las víctimas parecen psíquicamente indemnes, pero persisten en ellas síntomas menos específicos que son como un intento de eludir la agresión padecida. Esto síntomas pueden ser:

·         Ansiedad generalizada

·         Fatiga crónica

·         Insomnio

·         Dolores de cabeza

·         Dolores múltiples

·         Trastornos psicosomáticos (hipertensión arterial, eccema, úlcera gastroduodenal...)

·         Conductas de dependencia como la bulimia, el alcoholismo o la toxicomanía (las más frecuentes)

   Cuando las personas consultan a su médico de cabecera, suelen solicitarle la prescripción de un medicamento sintomático o de un ansiolítico. No establecen ningún vínculo -las víctimas no hablan de ello- entre la violencia que padecieron y los trastornos que presentan en ese momento.

   Por otro lado, puede darse lo que se ha interpretado como una violencia transmitida. Las víctimas pueden quejarse a posteriori de su propia e incontrolable agresividad la cual puede ser una secuela de la época en que no se podían defender.

   Otras víctimas pueden desarrollar toda una serie de síntomas que se aproximan a la definición del estrés postraumático. No es habitual hablar de estrés postraumático en el caso de las víctimas de perversión moral, pues esta denominación se reserva para las personas que han afrontado un acontecimiento en el que la seguridad física o la de un compañero se vieron amenazadas. Sin embargo, las personas amenazadas, acosadas o difamadas son víctimas psíquicas (Le Crocq, 1994). Igual que las víctimas de guerra, se las ha colocado en un “estado de sitio” virtual que las ha obligado a permanecer constantemente a la defensiva (Hirigoyen, 1999).

   Las agresiones y las humillaciones se inscriben en la memoria y se vuelven a vivir a través de imágenes, pensamientos y emociones intensas y repetitivas, ya sea durante el día -mediante impresiones bruscas de inminencia de una situación idéntica-, ya sea por la noche, cuando provocan insomnio o pesadillas.

   Las víctimas necesitan hablar de los acontecimientos que las traumatizaron, pero la evocación del pasado produce manifestaciones psicosomáticas equivalentes al miedo. Así, presentan trastornos de memoria o de concentración. A veces, pierden el apetito o, al contrario, adoptan conductas bulímicas y aumentan el consumo de alcohol o de tabaco.

   A largo plazo, las víctimas llevan a cabo conductas de evitación debido al miedo a enfrentarse con el agresor y al recuerdo de la situación traumática. Se trata de estrategias para no pensar en el acontecimiento que genera estrés y para evitar todo lo que pueda evocar ese recuerdo doloroso. Estas conductas de evitación pueden reducir el interés por determinadas actividades que en otro tiempo fueron importantes, y genera asimismo una restricción de los afectos. Al mismo tiempo, persisten signos neurovegetativos tales como trastornos del sueño e hipervigilancia.

   Casi todas las víctimas de acoso moral describen este tipo de reminiscencias dolorosas; algunas consiguen desprenderse de ellas al concentrarse en actividades exteriores, profesionales o benéficas.

   Con el tiempo la experiencia vivida no se olvida, pero se puede participar cada vez menos en ella. Diez o veinte años más tarde, las víctimas pueden seguir teniendo una sensación de angustia ante determinadas imágenes de su agresor. Aun cuando hayan logrado una vida plena, su recuerdo todavía puede traer consigo un sufrimiento fulgurante. Todo lo que evoque, de cerca o de lejos, lo que han padecido las hará huir, pues el trauma ha desarrollado en ella una capacidad para identificar, mejor que otras personas, los elementos perversos de una relación.

   Respecto al acoso en la empresa, la importancia de las consecuencias a largo plazo sólo se suele percibir cuando, tras una larga baja, parecen encontrarse mejor y se les sugiere que vuelvan al trabajo. De esta manera, vuelven de nuevo los síntomas: angustia, insomnio...entrando en un círculo vicioso que lo puede conducir al desempleo: recaída, nueva baja, vuelta al trabajo, recaída...
Referencias bibliográficas

M.F., H. (1999). El acoso moral. El maltrato psicológico en la vida cotidiana. Barcelona.

Psicóloga en Vecindario

María Jesús Suárez Duque


Psicóloga infantil, adolescentes, adultos y mayores

Terapia de pareja

Terapia de familia


Tf 630723090


RESERVA ONLINE👍 

PSICÓLOGA ONLINE Y PRESENCIAL 

 

 

Atención psicológica en problemas de: 

Atención psicológica en:

 Atención psicológica en otros trastornos:

 

Precio 60 euros

Duración 1 hora

Pedir cita: 

Consultas

 

Psicóloga María Jesús Suárez Duque

C/ Tunte,6 Vecindario (Frente al Centro Comercial Atlántico, a la derecha de la oficina de correos)

Pedir cita: 630723090

Comentarios

Entradas populares

TRASTORNO DE DOLOR GÉNITO-PÉLVICO/PENETRACIÓN

Psicologavecindariomariajesus TDHA: SIGNOS DE ALERTA DEL TDAH EN PREESCOLARES

Psicóloga Vecindario EXCLUSIÓN SOCIAL Características