Ir al contenido principal

Psicóloga Vecindario ABUSO SEXUAL Singularidad en cada caso

 

Psicóloga María Jesús Suárez Duque

Psicóloga infantil, adolescentes, adultos y mayores

Atención psicológica individual. Terapia de pareja. Terapia de familia

PEDIR CITA

 El abuso sexual infantil es absolutamente singular en cada caso

Hay diferentes tipos de abuso sexual infantil y todos son responsabilidad del adulto. No obstante, el niño, según la etapa de su desarrollo, puede o no participar, con placer y también con culpa, de algunos actos cuando estos no son lesivos para su cuerpo (Abraham, 1925)

Si el trauma o el abuso es más “benigno” o no tan dañino, afecta a la personalidad del niño a nivel neurótico y necesita recordar el trauma y hablarlo para poder así olvidarlo.

Pero cuando el daño es mayor y el trauma genera efectos tóxicos y crónicos, puede necesitar olvidarlo con el objetivo de volver a recordarlo en otras circunstancias. La necesidad de recordar para olvidar, así como de olvidar para recordar, es propia, personal e individual de cada mente humana.

Este olvido hace referencia a un olvido que puede ser entendido como si la mente no quisiera o no pudiera recordar; o también, como si la mente entrara en un proceso defensivo de negación, el cual no hay que violentar, porque el niño lo siente como necesario, tal como pueden ser las defensas maníacas, útiles en los procesos de duelo normal, necesarias para que el Yo siga viviendo. 

Como en todos los procesos psíquicos, la aceptación, comprensión y elaboración de los duelos es compleja y, más aún, los abusos sexuales son procesos dolorosos, largos y complicados, no siempre visibles, que en ciertos casos no pueden ser verbalizados.

El abuso sexual infantil, así como cualquier otra situación traumática o patológica de la mente humana, es absolutamente singular en cada caso y no es posible llegar a una generalización simplista y reduccionista que puede dañar no solamente al niño y adolescente abusado, sino también al pensamiento psicoanalítico, en una comprensión errónea de los hechos.

Existe una diferencia entre los estados sexuales de la mente polimorfos y perversos (desviaciones del comportamiento sexual consideradas atípicas o fuera de las normales sociales aceptadas) Cuando el abuso sexual surge de las perversiones, a intencionalidad de dañar al objeto y pervertirlo es explícita en su deseo; mientras que los abusos derivados de los estados mentales polimorfos pueden ser confusos y pueriles buscando un placer sexual, al modelo de polimorfismo infantil en niños, los que dan lugar al daño secundario y no una intención primaria. Asimismo, otra situación diferente es cuando el abuso lo ejerce una persona con predominio de un estado mental psicótico (por ejemplo, cuando el psicótico o un débil mental se enamora del abusado o no tiene intención de dañar al objeto)

El destino de un abuso sea de la característica que sea, pueden ser varios. No obstante, el peor de estos destinos es cuando el abusador es un perverso o es una pareja de padres sadomasoquistas o es una familia perversa.

Bibliografia

Durand (2020) Cuerpos profanados, mentes quebrantadas. Abuso sexual infantil. Psicopagología Salud Mental, M

Psicóloga en Vecindario

María Jesús Suárez Duque


Psicóloga infantil, adolescentes, adultos y mayores

Terapia de pareja

Terapia de familia


Tf 630723090


RESERVA ONLINE👍 

PSICÓLOGA ONLINE Y PRESENCIAL 

 

 

Atención psicológica en problemas de: 

Atención psicológica en:

 Atención psicológica en otros trastornos:

 

Precio 60 euros

Duración 1 hora

Pedir cita: 

Consultas

 

Psicóloga María Jesús Suárez Duque

C/ Tunte,6 Vecindario (Frente al Centro Comercial Atlántico, a la derecha de la oficina de correos)

Pedir cita: 630723090

https://www.psicologavecindariomariajesus.com/  Psicóloga María Jesús Suárez Duque ABUSO SEXUAL Singularidad en cada caso

Comentarios

Entradas populares

Psicóloga Vecindario PERSONAS ALTAMENTE SENSIBLES Rasgos principales

ESCALA DE INADAPTACIÓN (Echeburúa y Corral, 1987b)

Psicóloga Vecindario PERSONAS ALTAMENTE SENSIBLES Diagnóstico diferencial con el TDAH